Intervenciones para el tratamiento de la disfonía funcional en adultos

Intervenciones para el tratamiento de la disfonía funcional en adultos

La disfonía funcional se caracteriza por una calidad anormal de la voz sin que exista una lesión identificable. Las personas con ocupaciones en las que el uso de la voz es fundamental, como los maestros, tienen un mayor riesgo de desarrollar una disfonía funcional. Todavía se debaten las causas de los trastornos de la voz. Tampoco hay consenso alguno sobre el mejor método de evaluación de la voz, aunque muchos consideran la evaluación auditiva de la calidad de la voz como la medida del valor de referencia (gold standard). Como la disfonía funcional es un trastorno de la voz no orgánico, no existen indicaciones para las intervenciones quirúrgicas o médicas, y se trata mediante una terapia conductual (es decir, de la voz). La terapia de la voz consta generalmente de una combinación de técnicas terapéuticas directas e indirectas. Las técnicas directas se centran en los cambios fisiológicos fundamentales necesarios para mejorar la técnica de un individuo al usar el sistema vocal, mientras que las técnicas indirectas se concentran en los aspectos contribuyentes y de mantenimiento del trastorno de la voz (como la falta de conocimiento).

Se realizó una búsqueda sistemática en la literatura sobre el tratamiento de la disfonía funcional en adultos. Luego se evaluó la calidad de los estudios encontrados y se combinaron los resultados.

Una combinación de la terapia directa e indirecta de la voz es efectiva para mejorar la funcionalidad vocal en comparación con ninguna intervención. Es posible que los resultados logrados todavía sean evidentes después de un año.

La mayoría de los estudios son pequeños y de calidad metodológica deficiente y se justifica realizar más investigaciones.

Conclusiones de los autores: 

Existen pruebas disponibles de la efectividad de la terapia integral de la voz que comprende elementos de la terapia directa e indirecta. Los efectos son similares en los pacientes y en los estudiantes de magisterio examinados en busca de problemas de la voz. Son necesarios estudios más amplios y metodológicamente mejores, con medidas de resultado que coincidan con los objetivos del tratamiento.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Una calidad de voz deficiente debida a disfonía funcional puede provocar una reducción de la calidad de vida. En los trabajos donde es significativo el uso de la voz puede provocar una pérdida del empleo.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones para tratar la disfonía funcional en adultos.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en MEDLINE (PubMed, 1950 a 2006), EMBASE (1974 a 2006), CENTRAL (The Cochrane Library, número 2, 2006), CINAHL (1983 a 2006), PsychINFO (1967 a 2006), Science Citation Index (1986 a 2006) y the Occupational Health databases OSH-ROM (hasta 2006). La fecha de la última búsqueda fue 5 abril 2006.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECAs) de intervenciones que evaluaban la efectividad de los tratamientos dirigidos a adultos con disfonía funcional. Para las intervenciones dirigidas al trabajo, las series de tiempo interrumpido y los estudios de cohorte prospectiva también fueron elegibles.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores extrajeron los datos de forma independiente y evaluaron la calidad de los ensayos. Cuando fue posible, se realizó el metanálisis.

Resultados principales

Se identificaron seis ensayos controlados aleatorios que incluyeron 163 participantes en los grupos de intervención y 141 en los grupos control. Un ensayo tuvo una calidad alta. Las intervenciones se agruparon en 1) Terapia directa de la voz 2) Terapia indirecta de la voz 3) Combinación de terapia directa e indirecta de la voz y 4) Otros tratamientos: tratamiento farmacológico e instrucciones de higiene vocal proporcionadas por el foniatra.

No se encontraron estudios que evaluaran la terapia directa de la voz por sí sola. Un estudio no mostró que la terapia indirecta de la voz por sí sola fuera efectiva en comparación con ninguna intervención. A partir de tres estudios existen pruebas de la efectividad de una combinación de la terapia directa e indirecta de la voz sobre la funcionalidad vocal autoinformada (DME -1,07; IC del 95%: -1,94 a -0,19), sobre la funcionalidad vocal evaluada por el observador (DMP -13,00; IC del 95%: -17,92 a -8,08) y sobre la evaluación instrumental de la funcionalidad vocal (DMP -1,20; IC del 95%: -2,37 a -0,03), en comparación con ninguna intervención. Los resultados de un estudio también muestran que durante al menos 14 semanas el efecto correctivo sobre la funcionalidad vocal autoinformada permanece significativo (DME -0,51; IC del 95%: -0,87 a -0,14), así como sobre la funcionalidad vocal evaluada por el observador (Buffalo Voice Profile [Perfil de la voz de Buffalo]) (DMP -0,80; IC del 95%: -1,14 a -0,46). También existen pruebas limitadas a partir de un estudio de que el número de síntomas puede mantenerse menor durante un año. En un estudio la terapia combinada con biorretroalimentación no mostró ser más efectiva que la terapia combinada sola ni se encontró que el tratamiento farmacológico fuera más efectivo que las instrucciones de higiene vocal proporcionadas por el foniatra en otro estudio. Es posible que el sesgo de publicación haya influido en los resultados.

Conclusiones de los autores

Existen pruebas disponibles de la efectividad de la terapia integral de la voz que comprende elementos de la terapia directa e indirecta. Los efectos son similares en los pacientes y en los estudiantes de magisterio examinados en busca de problemas de la voz. Son necesarios estudios más amplios y metodológicamente mejores, con medidas de resultado que coincidan con los objetivos del tratamiento.

Esta revisión debería citarse como:Ruotsalainen JH, Sellman J, Lehto L, Jauhiainen M, Verbeek JHLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se identificaron seis ensayos controlados aleatorios que incluyeron 163 participantes en los grupos de intervención y 141 en los grupos control. Un ensayo tuvo una calidad alta. Las intervenciones se agruparon en 1) Terapia directa de la voz 2) Terapia indirecta de la voz 3) Combinación de terapia directa e indirecta de la voz y 4) Otros tratamientos: tratamiento farmacológico e instrucciones de higiene vocal proporcionadas por el foniatra.

No se encontraron estudios que evaluaran la terapia directa de la voz por sí sola. Un estudio no mostró que la terapia indirecta de la voz por sí sola fuera efectiva en comparación con ninguna intervención. A partir de tres estudios existen pruebas de la efectividad de una combinación de la terapia directa e indirecta de la voz sobre la funcionalidad vocal autoinformada (DME -1,07; IC del 95%: -1,94 a -0,19), sobre la funcionalidad vocal evaluada por el observador (DMP -13,00; IC del 95%: -17,92 a -8,08) y sobre la evaluación instrumental de la funcionalidad vocal (DMP -1,20; IC del 95%: -2,37 a -0,03), en comparación con ninguna intervención. Los resultados de un estudio también muestran que durante al menos 14 semanas el efecto correctivo sobre la funcionalidad vocal autoinformada permanece significativo (DME -0,51; IC del 95%: -0,87 a -0,14), así como sobre la funcionalidad vocal evaluada por el observador (Buffalo Voice Profile [Perfil de la voz de Buffalo]) (DMP -0,80; IC del 95%: -1,14 a -0,46). También existen pruebas limitadas a partir de un estudio de que el número de síntomas puede mantenerse menor durante un año. En un estudio la terapia combinada con biorretroalimentación no mostró ser más efectiva que la terapia combinada sola ni se encontró que el tratamiento farmacológico fuera más efectivo que las instrucciones de higiene vocal proporcionadas por el foniatra en otro estudio. Es posible que el sesgo de publicación haya influido en los resultados.

Tools
Information