Cribado para la prevención del daño al nervio óptico debido al glaucoma de ángulo abierto crónico

Cribado para prevenir el daño al nervio óptico debido al glaucoma de ángulo abierto

El glaucoma de ángulo abierto (GAA) es el tipo más frecuente de glaucoma en personas blancas europeas y africanas y es el motivo más frecuente de ceguera irreversible. Su inicio es insidioso y la evolución es asintomática hasta que la afección se encuentra muy avanzada y la visión central se pierde. En consecuencia, se supone que el GAA es un trastorno que se debe someter a cribado, pero no existen pruebas convincentes para apoyar este concepto. Los factores de riesgo de desarrollo del GAA incluyen el aumento de la edad, presión elevada dentro del ojo y antecedentes en la familia. Es más frecuente en las personas de origen africano, puede iniciarse a una edad temprana y es más agresivo. El campo visual (visión lateral) se pierde gradualmente, pero en general primero se observan cambios en la apariencia del nervio óptico (cuando aparece dentro de la parte trasera del ojo). La presión elevada dentro del ojo puede no estar presente y muchos pacientes con presión elevada no tienen glaucoma. Las pruebas de la enfermedad son la revisión del nervio óptico, la medición de la presión del ojo y la evaluación del campo visual. El desafío del cribado es hallar personas con la enfermedad en un estadio en el que el diagnóstico es certero y el paciente se encuentra en riesgo de contraer ceguera si no recibe tratamiento. El objetivo de esta revisión fue determinar la repercusión del cribado en la prevalencia y la gravedad del daño al nervio óptico debido al GAA. Se realizaron búsquedas de ensayos controlados aleatorios (ECA) del cribado versus ninguna detección del GAA, porque la efectividad del cribado como un medio de prevención de los efectos adversos de una enfermedad en una población sólo se puede demostrar por medio de los ECA. Se identificaron 1360 informes de los estudios pero ninguno era un ECA del cribado. Por consiguiente, no hay pruebas suficientes para recomendar la detección del GAA en base a la población. Sin embargo, es mucho lo que se puede hacer para mejorar el conocimiento del trastorno y para estimular a los pacientes que se encuentran en un riesgo mayor de solicitar las pruebas. En los países de altos ingresos donde hay acceso a la atención oftalmológica de alta calidad y buena educación sanitaria, la ceguera provocada por el GAA debe tornarse cada vez menos frecuente. Desafíos mucho más grandes enfrentan las economías pobres y emergentes y los países donde no hay un acceso igualitario a una buena asistencia sanitaria. La efectividad potencial de la detección del GAA para prevenir el daño al nervio óptico y en último término la ceguera se debe comprobar por medio de ECA del cribado de alta calidad.

Conclusiones de los autores: 

Sobre la base de las pruebas actuales, no se puede recomendar la realización de un cribado basado en la población para detectar el GAA crónico, aunque se pude hacer mucho para mejorar el conocimiento y para estimular a los pacientes en riesgo a que soliciten pruebas. En países ricos con acceso equitativo a la atención oftalmológica de calidad alta y a la educación sanitaria, el cegamiento provocado por el GAA crónico debe tornarse cada vez menos frecuente; Enfrentan mayores desafíos las economías pobres y emergentes y los países en los que existe una desigualdad considerable en cuanto a la salud y a la riqueza. Se puede establecer la efectividad del cribado para el GAA sólo a través de los ECA de alta calidad.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

El glaucoma de ángulo abierto (GAA) es una neuropatía óptica primaria, progresiva; el inicio no presenta síntomas y la progresión ocurre de forma silenciosa hasta los estadios avanzados de la enfermedad, cuando afecta la visión central. La ceguera causada por el GAA es irreversible. A menudo se consideró que se trataba de un trastorno que cumple los criterios del cribado de la población, aunque no recibió apoyo de otros exámenes exhaustivos no sistemáticos. El objetivo de esta revisión fue examinar las pruebas de la efectividad del cribado para el GAA.

Objetivos: 

Determinar la repercusión del cribado para el GAA en comparación con los hallazgos de casos oportunistas o con las clínicas de derivación actuales en la prevalencia y el grado de daño al nervio óptico debido al GAA en poblaciones sometidas a cribado y no sometidas a cribado.

Estrategia de búsqueda: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) que evalúan los programas de cribado basados en la población para la detección del GAA con un seguimiento de un año como mínimo. Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) en The Cochrane Library, (que contiene el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión [Cochrane Eyes and Vision Group]) (Número 1, 2006), MEDLINE (1950 a febrero de 2006) y EMBASE (1988 a febrero de 2006). También se realizaron búsquedas de literatura gris en el National Research Register (Número 1, 2006) y en Zetoc (29 de junio de 2006). No hubo restricciones de idioma o de fecha en las búsquedas electrónicas.

Criterios de selección: 

Se planificó ECA, e incluso ECA en grupo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los resúmenes de los estudios identificados mediante las búsquedas electrónicas. No se hallaron ensayos que reunieran los criterios de inclusión.

Resultados principales: 

Como no se identificaron ensayos, no se realizó un análisis formal.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Compartir/Guardar