Aceite de pescado para los receptores de trasplante renal

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

El objetivo de esta revisión fue evaluar cualquier beneficio o daño del uso del aceite de pescado para reducir el riesgo de daño renal en las personas que se sometieron a un trasplante de riñón y que reciben fármacos estándar para prevenir el rechazo. Se utilizó información de 16 estudios y se mostró que los aceites de pescado brindan una leve mejoría en el colesterol HDL y la presión arterial diastólica. Estos estudios no proporcionaron suficiente información sobre las diferencias en el riesgo de muerte, cardiopatía, rechazo de trasplante de riñón o función renal entre los pacientes que recibieron aceite de pescado y quienes recibieron placebo. No pareció haber efectos perjudiciales en la administración de aceite de pescado. Los beneficios de la administración de aceite de pescado después de un trasplante de riñón incluyen una leve mejoría en algunos factores de riesgo de cardiopatía. No hubo suficiente información para mostrar beneficios para la prevención de cardiopatía o reducción de la función renal. Se requieren estudios de mayor tamaño y más adecuados antes de recomendar el uso habitual del aceite de pescado.

Conclusiones de los autores: 

No hay pruebas suficientes de los ECAs actualmente disponibles para recomendar el tratamiento con aceite de pescado para mejorar la función renal, las tasas de rechazo, la supervivencia de los pacientes o la supervivencia del trasplante. Las mejorías en el colesterol HDL y la presión arterial diastólica fueron muy modestas como para recomendar el uso sistemático. Para determinar un beneficio en los resultados clínicos, los ECAs futuros deberán tener el poder estadístico adecuado teniendo en cuenta estas medidas de resultado.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Los inhibidores de calcineurina usados en el trasplante de riñón para la inmunosupresión tienen efectos adversos que pueden contribuir a la nefrotoxicidad y al aumento del perfil de riesgo cardiovascular. Los aceites de pescado son ricos en ácidos grasos omega-3 de cadena larga, lo que puede reducir la nefrotoxicidad al aumentar la función endotelial y reducir las tasas de rechazo a través de sus efectos inmunomoduladores. Además pueden modificar el perfil de riesgo cardiovascular. En consecuencia, los aceites de pescado prolongan potencialmente la supervivencia del trasplante y reducen la mortalidad cardiovascular.

Objetivos: 

Evaluar los riesgos y beneficios de los suplementos derivados del aceite de pescado para los receptores de trasplante renal con un régimen inmunosupresor basado en inhibidores de calcineurina.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) en The Cochrane Library, número 2, 2005), MEDLINE (1966-abril 2005) y en EMBASE (1980-abril 2005).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECAs) y cuasialeatorios de aceites de pescado para los receptores de trasplante renal sobre un régimen inmunosupresor basado en inhibidores de calcineurina. Se incluyeron los ECAs de aceite de pescado versus estatinas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores extrajeron los datos y evaluaron la calidad de los estudios, y las diferencias se resolvieron mediante discusión con un tercer autor independiente. Los resultados dicotómicos se informaron como riesgo relativo (RR) y las medidas de resultado continuas se informaron como diferencia de medias (DM) con intervalos de confianza del 95% y el uso de un modelo de efectos aleatorios. La heterogeneidad se evaluó con una prueba ji2 con n-1 grados de libertad y la estadística I2. Se tabularon y se describieron los datos que no fueron adecuados para el agrupamiento.

Resultados principales: 

Dieciséis estudios (733 pacientes) fueron adecuados para el análisis. El aceite de pescado no afectó significativamente la supervivencia del trasplante o del paciente, las tasas de rechazo agudo, la toxicidad por inhibidores de calcineurina o la función renal, en comparación con el placebo. El aceite con aceite de pescado se asoció con una disminución de la presión arterial diastólica (DM 4,5 mmHg; p = 0,004) en comparación con placebo. Los pacientes que recibieron aceite de pescado durante más de seis meses presentaron un aumento modesto de la HDL (DM 0,12 mmol/l; p = 0,01) en comparación con placebo. Los efectos del aceite de pescado sobre los lípidos no fueron significativamente diferentes de la dosis baja de estatinas. No hubo datos suficientes para analizar las medidas de resultado cardiovasculares. El desagradable sabor a pescado y el malestar gastrointestinal fueron frecuentes pero no ocasionaron tasas de abandono de pacientes significativas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Compartir/Guardar