Inducción del trabajo de parto para mejorar los resultados en mujeres a término o después del término

Un embarazo normal dura cerca de 40 semanas desde el comienzo del último período menstrual de la mujer, pero cualquier período entre las 37 y las 42 semanas se considera dentro del rango normal. Los partos antes de las 37 semanas se consideran prematuros porque con frecuencia estos neonatos tienen dificultades para respirar, además de otros problemas como que algunos de sus órganos no están completamente maduros. Los partos después de las 42 semanas parecen tener un riesgo ligeramente mayor para el neonato y se asocian con un número mayor de muertes. No hay pruebas que informen si sería mejor dejar al feto en el útero o inducir el trabajo de parto para que nazca, por lo que se han indicado límites de tiempo arbitrarios. Esta revisión se propuso determinar si la inducción del trabajo de parto en un momento predefinido podría reducir los riesgos para el neonato. La revisión encontró 22 ensayos que incluyeron cerca de 9000 mujeres a las que se les realizó inducción del trabajo de parto en diversos momentos que van desde las 37 semanas hasta más de las 42 semanas de gestación; algunos ensayos eran muy antiguos y la calidad fue variable. La revisión agrupó los ensayos por política de inducción en (1) 37 a 39 semanas, (2) 39 a 40 semanas, (3) < 41 semanas, (4) 41 semanas y (5) > 41 semanas, en comparación con una política de esperar hasta una fecha posterior. Hubo menos muertes de neonatos al implementar una política de inducción del trabajo de parto. Estas muertes fueron poco frecuentes con ambas políticas. Hubo significativamente menos neonatos con síndrome de aspiración de meconio y se requirieron menos cesáreas en el grupo de inducción en comparación con el grupo de conducta expectante. Las experiencias y las opiniones de las mujeres acerca de estas opciones no se han evaluado de forma adecuada.

Conclusiones de los autores: 

Una política de inducción del trabajo de parto comparada con conducta expectante se asocia con menos muertes perinatales y menos cesáreas. Con una política de inducción del trabajo de parto postérmino también se redujeron algunas morbilidades de los neonatos como el síndrome de aspiración de meconio, pero no se observaron diferencias significativas en la tasa de ingresos en la UCIN.

Sin embargo, el riesgo absoluto de mortalidad perinatal es pequeño. A las mujeres se les debe aconsejar de forma apropiada para que hagan una elección informada entre la inducción programada del embarazo postérmino o la monitorización sin inducción (o inducción retardada).

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Cuando un embarazo continúa después del término, aumenta el riesgo de que el feto muera en el útero o durante el período neonatal inmediato. El tema de esta revisión es determinar si una política de inducción del trabajo de parto a una edad gestacional predeterminada puede reducir este aumento del riesgo.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de una política de inducción del trabajo de parto a término o postérmino en comparación con la espera hasta el trabajo de parto espontáneo o la inducción más tardía del trabajo de parto.

Estrategia de búsqueda: 

Se buscó en el Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (31 de marzo de 2012).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios realizados en mujeres a término o después del término. Los ensayos elegibles fueron los que compararon una política de inducción del trabajo de parto con una política de esperar el inicio espontáneo del trabajo de parto. No se incluyeron ensayos aleatorios grupales ni ensayos cruzados (crossover). No fueron elegibles los esquemas de asignación cuasialeatoria como alternancia, números de historia clínica o listas abiertas de números aleatorios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente los ensayos para inclusión. Dos revisores evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se verificó la exactitud de los datos. Los resultados se analizan en dos categorías principales: edad gestacional y estado del cuello uterino.

Resultados principales: 

Se incluyeron 22 ensayos que informaron resultados sobre 9383 mujeres. En general los ensayos tuvieron un riesgo moderado de sesgo.

En comparación con una política de conducta expectante, la política de inducción del trabajo de parto se asoció con menos muertes perinatales (por todas las causas): cociente de riesgos [CR] 0,31; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,12 a 0,88; 17 ensayos, 7407 mujeres. Hubo una muerte perinatal en el grupo de política de inducción del trabajo de parto en comparación con 13 muertes perinatales en el grupo de conducta expectante. El número necesario a tratar para beneficiar (NNTB) con la inducción del trabajo de parto para evitar una muerte perinatal fue 410 (IC del 95%: 322 a 1492).

Para el resultado primario de muerte perinatal y la mayoría de los demás resultados no se observaron diferencias entre los subgrupos en cuanto al momento de la inducción; la mayoría de los ensayos adoptó una política de inducción a las 41 semanas completas (287 días) o más.

Menos neonatos del grupo de inducción del trabajo de parto presentaron síndrome de aspiración de meconio (CR 0,50; IC del 95%: 0,34 a 0,73; ocho ensayos, 2371 neonatos) en comparación con una política de conducta expectante. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre las tasas de ingreso en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) para la inducción comparada con la conducta expectante (CR 0,90; IC del 95%: 0,78 a 1,04; diez ensayos, 6161 neonatos). En 21 ensayos con 8749 mujeres hubo significativamente menos cesáreas en los brazos de política de inducción en comparación con la conducta expectante (CR 0,89; IC del 95%: 0,81 a 0,97).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Compartir/Guardar