Antibióticos para la laringitis aguda en adultos

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

Los datos disponibles sugieren que los antibióticos (penicilina V y eritromicina) son de uso limitado para la mayoría de los adultos con laringitis aguda

La laringitis aguda es una inflamación de la laringe. Los síntomas más frecuentes son ronquera, fiebre, dolor de garganta, secreción posnasal y dificultad al tragar. Esta revisión encontró que la penicilina V y la eritromicina parecen no tener beneficios en el tratamiento de la laringitis aguda. La eritromicina pudo reducir el trastorno de la voz en una semana y de la tos en dos semanas según las medidas subjetivas. Se consideró que estas medidas de resultado no son relevantes en la práctica clínica, debido a que los beneficios moderados de los antibióticos no pueden superar los costes, los efectos adversos o las consecuencias negativas en los patrones de resistencia a los antibióticos.

Conclusiones de los autores: 

Los antibióticos parecen no tener beneficios en el tratamiento de la laringitis aguda. La eritromicina pudo reducir el trastorno de la voz en una semana y de la tos en dos semanas según las medidas subjetivas. Se consideró que estas medidas de resultado no son relevantes para la práctica clínica. Las implicaciones para la práctica son que la prescripción de antibióticos no debe hacerse en primera instancia, ya que éstos no mejorarán los síntomas objetivamente.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La laringitis aguda es una enfermedad frecuente en todo el mundo. El diagnóstico a menudo se realiza por los antecedentes clínicos sólos y el tratamiento se dirige generalmente al control de los síntomas.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue evaluar la efectividad de diferentes tratamientos con antibióticos en adultos con laringitis aguda. Un objetivo secundario era informar las tasas de eventos adversos asociados con estos tratamientos.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en las siguientes bases de datos electrónicas: el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (The Cochrane Library, Número 4, 2006); MEDLINE (enero de 1966 a la segunda semana de diciembre de 2006); EMBASE (1974 a junio de 2006), LILACS (1982 a diciembre de 2006) y BIOSIS (1980 a junio de 2002). Las otras estrategias incluyeron la búsqueda manual en revistas pertinentes, búsquedas en bases de datos de ensayos en curso y en bases de datos generales como Google scholar.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que comparaban cualquier tratamiento con antibióticos con placebo para la laringitis aguda. La principal medida de resultado fueron las puntuaciones objetivas de la voz.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores extrajeron los datos de forma independiente y luego realizaron una síntesis descriptiva.

Resultados principales

Después de las búsquedas exhaustivas en la bibliografía, sólo dos ensayos cumplieron con los criterios de inclusión del estudio. En un estudio sobre penicilina V para la laringitis aguda en adultos, se seleccionaron al azar 100 pacientes para recibir penicilina V (800 mg dos veces por día, durante cinco días) o un placebo idéntico. Se obtuvo una grabación de cada paciente mientras leía un texto estandarizado durante la primera visita, posteriormente durante un nuevo examen después de una y dos semanas, y durante el seguimiento después de dos a seis meses. No se encontraron diferencias significativas entre los grupos. El ensayo también midió los síntomas informados por los pacientes y no encontró diferencias significativas.

El segundo ensayo investigó la eritromicina para el tratamiento de la laringitis aguda en 106 adultos. La media de las puntuaciones objetivas de la voz medida en la primera visita, durante un nuevo exámen después de una y dos semanas y durante el seguimiento después de dos a seis meses, no fue significativamente diferente entre los grupos de control y de intervención. A la semana se registró un beneficio significativo en cuanto a la gravedad de los síntomas vocales informados, de acuerdo con lo evaluado por los pacientes (p = 0,042). Si se comparaban los grupos de eritromicina y de placebo, de acuerdo con las puntuaciones subjetivas de la voz, el riesgo relativo (RR) a priori era 0,7 [intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,51 a 0,96; p = 0,034] y el número necesario a tratar (NNT) era 4,5.

Conclusiones de los autores

Los antibióticos parecen no tener beneficios en el tratamiento de la laringitis aguda. La eritromicina pudo reducir el trastorno de la voz en una semana y de la tos en dos semanas según las medidas subjetivas. Se consideró que estas medidas de resultado no son relevantes para la práctica clínica. Las implicaciones para la práctica son que la prescripción de antibióticos no debe hacerse en primera instancia, ya que éstos no mejorarán los síntomas objetivamente.

Esta revisión debería citarse como:Reveiz L, Cardona AF, Ospina EGLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Después de las búsquedas exhaustivas en la bibliografía, sólo dos ensayos cumplieron con los criterios de inclusión del estudio. En un estudio sobre penicilina V para la laringitis aguda en adultos, se seleccionaron al azar 100 pacientes para recibir penicilina V (800 mg dos veces por día, durante cinco días) o un placebo idéntico. Se obtuvo una grabación de cada paciente mientras leía un texto estandarizado durante la primera visita, posteriormente durante un nuevo examen después de una y dos semanas, y durante el seguimiento después de dos a seis meses. No se encontraron diferencias significativas entre los grupos. El ensayo también midió los síntomas informados por los pacientes y no encontró diferencias significativas.

El segundo ensayo investigó la eritromicina para el tratamiento de la laringitis aguda en 106 adultos. La media de las puntuaciones objetivas de la voz medida en la primera visita, durante un nuevo exámen después de una y dos semanas y durante el seguimiento después de dos a seis meses, no fue significativamente diferente entre los grupos de control y de intervención. A la semana se registró un beneficio significativo en cuanto a la gravedad de los síntomas vocales informados, de acuerdo con lo evaluado por los pacientes (p = 0,042). Si se comparaban los grupos de eritromicina y de placebo, de acuerdo con las puntuaciones subjetivas de la voz, el riesgo relativo (RR) a priori era 0,7 [intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,51 a 0,96; p = 0,034] y el número necesario a tratar (NNT) era 4,5.