Parche para la abrasión corneal

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

Colocación de un parche sobre el ojo después de una abrasión corneal simple provocada por un traumatismo o un cuerpo extraño

La córnea es la capa transparente externa del ojo. Los rasguños o el daño superficial a la córnea son problemas frecuentes y muy dolorosos. Una opción común de tratamiento ha sido colocar un parche de oclusión encima del ojo. Esta revisión de 11 estudios controlados aleatorios encontró que el uso de parches demora la cicatrización en el primer día después de la lesión y no hubo diferencias en los niveles de dolor. Las investigaciones adicionales deben centrarse en las abrasiones grandes (mayores que 10 mm²).

Conclusiones de los autores: 

El tratamiento de las abrasiones corneales simples con un parche no mejora las tasas de cicatrización en el primer día posterior a la lesión y no alivia el dolor. Además, el uso de parches provoca pérdida de la visión binocular. Por lo tanto, se recomienda que los parches no se utilicen para las abrasiones corneales simples. Las investigaciones futuras deberían centrarse en las abrasiones grandes (mayores de 10 mm2).

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Las revisiones recientes muestran que la abrasión corneal es un motivo frecuente de consulta ocular. Los parches oculares se recomiendan a menudo para tratar las abrasiones corneales, a pesar de la falta de pruebas para su uso. Esta revisión sistemática se realizó para determinar los efectos del parche ocular cuando se utiliza para tratar las abrasiones corneales.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue probar la hipótesis de que aplicar un parche ocular después de una abrasión corneal mejora la cicatrización o proporciona alivio del dolor.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL) (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (que contiene el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión [Cochrane Eyes and Vision Group Trials Register]) en La Cochrane Library (Número 2 de 2005), MEDLINE (1966 a abril de 2005), EMBASE (1980 a abril de 2005), LILACS (13 de abril de 2005), NRR (Número 2 de 2005) y SIGLE (diciembre de 2004). No hubo restricciones de idioma o de fecha en las búsquedas. También se realizaron búsquedas en las listas de referencias de los estudios incluidos, en la literatura "gris" no publicada y en los resúmenes de congresos y se estableció contacto con las compañías farmacéuticas para obtener detalles de los ensayos no publicados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios que compararon la aplicación con la no aplicación de parches oculares para tratar las abrasiones corneales simples.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de forma independiente evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se estableció contacto con los investigadores para obtener información adicional con respecto a la calidad de los ensayos. El resultado primario fue la cicatrización del epitelio corneal y los resultados secundarios se relacionaron con el dolor.

Resultados principales

Se incluyeron en la revisión 11 ensayos que asignaron al azar a 1014 participantes. El metanálisis de siete estudios con resultados dicotómicos de cicatrización favoreció la no aplicación de parches el primer día de cicatrización (cociente de riesgo [CR] 0,89; Intervalo de Confianza [IC] del 95%: 0,79 a 0,99). No hubo diferencias significativas entre los dos grupos con respecto a los días dos y tres. De los nueve ensayos que midieron puntuaciones de dolor, dos favorecieron la no aplicación de parches y ninguno favoreció el uso de parches. Las tasas de complicación fueron bajas y no se observaron diferencias en cuanto a ellas entre los dos grupos. Los grupos sin parche recibieron en general más tratamiento complementario con antibióticos o ciclopléjicos que el grupo con parche, lo cual es un factor de confusión importante.

Conclusiones de los autores

El tratamiento de las abrasiones corneales simples con un parche no mejora las tasas de cicatrización en el primer día posterior a la lesión y no alivia el dolor. Además, el uso de parches provoca pérdida de la visión binocular. Por lo tanto, se recomienda que los parches no se utilicen para las abrasiones corneales simples. Las investigaciones futuras deberían centrarse en las abrasiones grandes (mayores de 10 mm2).

Esta revisión debería citarse como:Turner A, Rabiu MLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron en la revisión 11 ensayos que asignaron al azar a 1014 participantes. El metanálisis de siete estudios con resultados dicotómicos de cicatrización favoreció la no aplicación de parches el primer día de cicatrización (cociente de riesgo [CR] 0,89; Intervalo de Confianza [IC] del 95%: 0,79 a 0,99). No hubo diferencias significativas entre los dos grupos con respecto a los días dos y tres. De los nueve ensayos que midieron puntuaciones de dolor, dos favorecieron la no aplicación de parches y ninguno favoreció el uso de parches. Las tasas de complicación fueron bajas y no se observaron diferencias en cuanto a ellas entre los dos grupos. Los grupos sin parche recibieron en general más tratamiento complementario con antibióticos o ciclopléjicos que el grupo con parche, lo cual es un factor de confusión importante.

Compartir/Guardar