Intervenciones psicológicas para la esclerosis múltiple

Las terapias psicológicas podrían ayudar a las personas con esclerosis múltiple (EM) y la evidencia a favor de un beneficio es razonable.

En muchos países la EM es el trastorno neurológico más frecuente entre los adultos jóvenes. Su repercusión puede ser abrumadora cuando la persona se enfrenta con la probabilidad de una función física reducida y de la discapacidad, con consiguientes interrupciones en la educación, el empleo, el funcionamiento sexual y familiar, las amistades y las actividades de la vida diaria. La EM puede tener una repercusión considerable sobre el sentido de sí mismo del individuo, especialmente cuando el individuo ya no puede realizar las actividades anteriormente valoradas. También pueden ocurrir efectos secundarios desagradables como consecuencia de la medicación. Los trastornos del estado de ánimo, como la depresión y la ansiedad, son frecuentes en las personas con EM, y suelen ser resultado de dificultades para superar y sobrellevar el trastorno. También se puede ver afectado el funcionamiento cognitivo (los procesos mentales de memoria, concentración, razonamiento y juicio). Por consiguiente, un diagnóstico de EM puede tener consecuencias psicológicas apreciables.

Los autores de esta revisión querían evaluar la efectividad de las intervenciones psicológicas (como aquellas que abordan el funcionamiento cognitivo, los pensamientos, el estado de ánimo y los comportamiento) para las personas con EM. Esta evaluación se realizó mediante la consideración de su efecto no sólo sobre la calidad de vida, el estado de ánimo, el funcionamiento cognitivo y la discapacidad en particular, sino también sobre el dolor, la fatiga y el uso de otros servicios y tratamientos relacionados con la salud.

Se identificaron e incluyeron en esta revisión dieciséis estudios relevantes. Se han investigado distintas intervenciones, con diferentes finalidades, y por lo tanto, no se puede llegar a una única conclusión definitiva general. Sin embargo, los autores concluyen cautelosamente que la terapia cognitivo-conductual, una terapia que aborda tanto el pensamientos y el comportamiento, puede ayudar a las personas con EM a adaptarse y sobrellevar la EM, y puede ayudarlos si sufren de depresión.

Las intervenciones psicológicas pueden ayudar potencialmente a las personas con EM en muchos aspectos, incluido el tratamiento de los síntomas como el dolor y la fatiga. Se necesitan estudios adicionales, en particular que incluyan grandes números de pacientes.

Conclusiones de los autores: 

La diversidad de las intervenciones psicológicas identificadas indica las muchas maneras en las cuales pueden ayudar potencialmente a las personas con EM. No se pueden extraer conclusiones definitivas a partir de esta revisión. Sin embargo, hay pruebas razonables de que los enfoques cognitivo-conductuales son beneficiosos en el tratamiento de la depresión y en la ayuda que brindan a las personas a adaptarse y sobrellevar la EM.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La naturaleza variable e impredecible de la Esclerosis Múltiple (EM) y la posibilidad de una discapacidad en aumento significa que un diagnóstico puede tener consecuencias psicológicas considerables.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones psicológicas para las personas con EM.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en 19 bases de datos hasta diciembre de 2004; Registro Especializado del Grupo Cochrane de Esclerosis Múltiple (Cochrane MS Group Specialised Register), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL), MEDLINE, PsychINFO, CINAHL y otras14. Se realizaron búsquedas en las listas de referencias de los artículos, se escribió a los autores correspondientes de los 13 estudios identificados en junio de 2004 y se buscaron los ensayos en curso mediante 3 registros de investigación.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios de intervenciones descritas como basadas completa o principalmente en teoría y práctica psicológica, en personas con EM. Las medidas de resultado principales eran específicas de la enfermedad y la calidad de vida general, los síntomas psiquiátricos, el funcionamiento psicológico, la discapacidad y los resultados cognitivos. Las medidas de resultado secundarias fueron número de recaídas, dolor, fatiga, utilización de asistencia sanitaria, cambios en la medicación y cumplimiento de otros tratamientos.

Obtención y análisis de los datos: 

Un autor identificó los estudios relevantes a partir de los resúmenes. Cuatro autores compararon de forma independiente los documentos completos con los criterios de selección. Los detalles clave se extrajeron de los documentos relevantes en un formato estándar y los estudios recibieron una puntuación de tres dimensiones de calidad. La revisión se organiza en cuatro minirevisiones (MR) dependientes de la población objetivo de la intervención; personas con deficiencias cognitivas (MR1), personas con discapacidad moderada a grave (MR2), personas con EM (sin otros criterios) (MR3) y personas con depresión (MR4).

Resultados principales

En general, se identificaron e incluyeron 16 estudios. MR1: tres ensayos (n = 145). Algunas pruebas de efectividad de la rehabilitación cognitiva en los resultados cognitivos, aunque fueron difíciles de interpretar debido al gran número de medidas de resultado utilizadas. MR2: tres ensayos (n = 80). Un ensayo pequeño que indicaba que la psicoterapia puede ayudar a la depresión. MR3: siete estudios (n = 688). Algunas pruebas de que la terapia cognitivo-conductual puede ayudar a las personas a adaptarse y sobrellevar la EM (tres ensayos). La naturaleza de los otros ensayos fue diversa y algunos fueron difíciles de interpretar debido a las múltiples medidas de resultado. MR4: tres ensayos (n = 93). Dos estudios pequeños de la terapia cognitivo-conductual revelaron mejoras significativas en la depresión.

Conclusiones de los autores

La diversidad de las intervenciones psicológicas identificadas indica las muchas maneras en las cuales pueden ayudar potencialmente a las personas con EM. No se pueden extraer conclusiones definitivas a partir de esta revisión. Sin embargo, hay pruebas razonables de que los enfoques cognitivo-conductuales son beneficiosos en el tratamiento de la depresión y en la ayuda que brindan a las personas a adaptarse y sobrellevar la EM.

Esta revisión debería citarse como:Thomas PW, Thomas S, Hillier C, Galvin K, Baker RLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

En general, se identificaron e incluyeron 16 estudios. MR1: tres ensayos (n = 145). Algunas pruebas de efectividad de la rehabilitación cognitiva en los resultados cognitivos, aunque fueron difíciles de interpretar debido al gran número de medidas de resultado utilizadas. MR2: tres ensayos (n = 80). Un ensayo pequeño que indicaba que la psicoterapia puede ayudar a la depresión. MR3: siete estudios (n = 688). Algunas pruebas de que la terapia cognitivo-conductual puede ayudar a las personas a adaptarse y sobrellevar la EM (tres ensayos). La naturaleza de los otros ensayos fue diversa y algunos fueron difíciles de interpretar debido a las múltiples medidas de resultado. MR4: tres ensayos (n = 93). Dos estudios pequeños de la terapia cognitivo-conductual revelaron mejoras significativas en la depresión.

Tools
Information