Proteína C activada recombinante humana para la sepsis grave

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

Proteína C activada recombinante humana para la sepsis grave

No son suficientes las pruebas para apoyar el uso de la proteína C humana recombinante activada en adultos o niños con sepsis grave; además, hay un mayor riesgo de hemorragias internas asociadas con su uso.

La sepsis es una causa principal de muerte en la unidad de cuidados intensivos. Es un síndrome complejo que resulta de una infección presunta o comprobada y es difícil de tratar. En los casos graves, la sepsis puede resultar en una insuficiencia orgánica múltiple. La sepsis resulta en una disminución del nivel de la proteína C. Con la administración de proteína C activada recombinante humana (PCA) se pretende aumentar este nivel para prevenir la insuficiencia orgánica múltiple. Esta revisión actualizada no encontró pruebas que sugieran que la PCA reduzca el riesgo de muerte en adultos o niños con sepsis grave.

Conclusiones de los autores: 

Con la actualización de la revisión no se encontraron pruebas que sugieran que la PCA pueda utilizarse para el tratamiento de pacientes con sepsis grave o shock séptico. Además, la PCA parece asociarse a un mayor riesgo de hemorragia. A menos que se obtengan más pruebas de un efecto del tratamiento mediante ECA adicionales, los diseñadores de políticas, los médicos y los investigadores no deben promover el uso de la PCA.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La sepsis es una enfermedad frecuente de gran repercusión, que a menudo lleva a la muerte. Se necesita de manera urgente desarrollar nuevos tratamientos para reducir aún más la mortalidad inducida por la sepsis grave. Uno de esos enfoques es el uso de la proteína C activada recombinante humana (PCA).

Objetivos: 

Se evaluó la efectividad clínica de la PCA en el tratamiento de pacientes con sepsis grave o shock séptico.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials - CENTRAL) (The Cochrane Library 2005, número 2); MEDLINE (1966 a 2005); EMBASE (1980 hasta 2005) y LILACS (1982 hasta 2005). Se contactó con investigadores y organizaciones que trabajan en el tema. No hubo ninguna restricción de idioma.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) que evaluaron los efectos de la PCA para la sepsis grave en adultos y niños. Se excluyeron los estudios que incluían neonatos.

Obtención y análisis de los datos: 

De forma independiente se realizó la selección de estudios, la evaluación de la calidad y la extracción de datos. Se calcularon los riesgos relativos (RR) para los resultados dicotómicos. Se evaluó la heterogeneidad estadística con la estadística de l-cuadrado (I2). Se utilizó un modelo de efectos aleatorios.

Resultados principales

Se incluyeron cuatro estudios con 4911 participantes (4434 adultos y 477 pacientes pediátricos). Para la mortalidad a 28 días, la PCA no redujo el riesgo de muerte en participantes adultos con sepsis grave (RR agrupado: 0,92; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,72 a 1,18; P = 0,50, I2 = 72%). La efectividad de la PCA no pareció asociarse a la gravedad de la sepsis (dos estudios): para una puntuación APACHE II 2 = 8%). Dos estudios se interrumpieron precozmente porque había pocas probabilidades de alcanzar la eficacia esperada al finalizar el ensayo.

Conclusiones de los autores

Con la actualización de la revisión no se encontraron pruebas que sugieran que la PCA pueda utilizarse para el tratamiento de pacientes con sepsis grave o shock séptico. Además, la PCA parece asociarse a un mayor riesgo de hemorragia. A menos que se obtengan más pruebas de un efecto del tratamiento mediante ECA adicionales, los diseñadores de políticas, los médicos y los investigadores no deben promover el uso de la PCA.

Esta revisión debería citarse como:Martí-Carvajal A, Salanti G, Cardona AFLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron cuatro estudios con 4911 participantes (4434 adultos y 477 pacientes pediátricos). Para la mortalidad a 28 días, la PCA no redujo el riesgo de muerte en participantes adultos con sepsis grave (RR agrupado: 0,92; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,72 a 1,18; P = 0,50, I2 = 72%). La efectividad de la PCA no pareció asociarse a la gravedad de la sepsis (dos estudios): para una puntuación APACHE II 2 = 8%). Dos estudios se interrumpieron precozmente porque había pocas probabilidades de alcanzar la eficacia esperada al finalizar el ensayo.

Share/Save