Fármacos para la prevención de náuseas y vómitos postoperatorios

Fármacos para la prevención de náuseas y vómitos después de la cirugía

Se encontraron ocho fármacos que previenen de manera fiable las náuseas o los vómitos después de la cirugía. Los fármacos previnieron las náuseas o los vómitos en tres o cuatro personas de cada diez que habrían experimentado vómitos o presentado náuseas con un placebo. No se encontraron pruebas fiables de que un fármaco fue mejor que otro. Los factores tales como la edad o el sexo de una persona, el tipo de cirugía o el momento en que se administró el fármaco no modificaron el efecto de un fármaco. Cuando los fármacos se administraron juntos, sus efectos sencillamente se sumaron. Los efectos secundarios fueron leves y afectaron a cuatro de cada 100 personas en los dos fármacos más estudiados.

Se ha informado que las náuseas o los vómitos afectan, como máximo, a 80 de cada 100 personas después de la cirugía. Si estas 100 personas reciben un fármaco, aproximadamente 28 se beneficiarán y 72 no. Por lo general, las náuseas o los vómitos son menos frecuentes y por consiguiente los fármacos suelen ser menos útiles.

Los médicos deben investigar con qué frecuencia los fármacos provocan efectos secundarios graves.

Conclusiones de los autores: 

Se ha informado que las náuseas o los vómitos afectan, como máximo, a 80 de cada 100 personas después de la cirugía. Si se administra uno de los fármacos señalados a todas estas 100 personas, cerca de 28 se beneficiarán y 72 no. Por lo general, las náuseas y los vómitos son menos frecuentes y, por consiguiente, los fármacos son menos útiles. De cada 100 personas, de las cuales 30 presentarán vómitos o náuseas después de la cirugía si reciben placebo, 10 personas se beneficiarán con un fármaco y 90 no. Entre uno a cinco pacientes de cada 100 personas pueden presentar un efecto secundario leve, como sedación o cefalea, cuando se les administra un fármaco antiemético. La investigación colaborativa debe centrarse en determinar si los fármacos antieméticos provocan efectos secundarios más graves, probablemente raros. La comparación adicional del efecto antiemético de un fármaco versus otro no es una prioridad de investigación.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Los fármacos pueden prevenir las náuseas y los vómitos postoperatorios, pero su eficacia relativa y efectos secundarios no han sido comparados en una revisión sistemática.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue evaluar la prevención de las náuseas y los vómitos postoperatorios por fármacos y la aparición de efectos secundarios.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library, Número 2, 2004), de MEDLINE (desde enero de 1966 hasta mayo de 2004), EMBASE (desde enero de 1985 hasta mayo de 2004), CINAHL (desde 1982 hasta mayo de 2004), AMED (desde 1985 hasta mayo de 2004), SIGLE (hasta mayo de 2004), ISI WOS (hasta mayo de 2004), LILAC (hasta mayo de 2004) e INGENTA.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios que compararon un fármaco con placebo u otro fármaco, o compararon dosis o momentos de administración, y que notificaron náuseas o vómitos postoperatorios como una medida de resultado.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos de las medidas de resultado.

Resultados principales

Se incluyeron 737 estudios con 103 237 pacientes. En comparación con el placebo, ocho fármacos previnieron las náuseas y vómitos postoperatorios: droperidol, metoclopramida, ondansetrón, tropisetrón, dolasetrón, dexametasona, ciclizina y granisetrón. El sesgo de publicación hace que las pruebas sobre las diferencias entre estos fármacos sean poco fiables. Los riesgos relativos (RR) versus placebo variaron entre 0,60 y 0,80; en función del fármaco y la medida de resultado. Hubo pocas pruebas de efectos secundarios: el droperidol fue sedante (RR 1,32) y la cefalea fue más frecuente después del ondansetrón (RR 1,16).

Conclusiones de los autores

Se ha informado que las náuseas o los vómitos afectan, como máximo, a 80 de cada 100 personas después de la cirugía. Si se administra uno de los fármacos señalados a todas estas 100 personas, cerca de 28 se beneficiarán y 72 no. Por lo general, las náuseas y los vómitos son menos frecuentes y, por consiguiente, los fármacos son menos útiles. De cada 100 personas, de las cuales 30 presentarán vómitos o náuseas después de la cirugía si reciben placebo, 10 personas se beneficiarán con un fármaco y 90 no. Entre uno a cinco pacientes de cada 100 personas pueden presentar un efecto secundario leve, como sedación o cefalea, cuando se les administra un fármaco antiemético. La investigación colaborativa debe centrarse en determinar si los fármacos antieméticos provocan efectos secundarios más graves, probablemente raros. La comparación adicional del efecto antiemético de un fármaco versus otro no es una prioridad de investigación.

Esta revisión debería citarse como:Carlisle JB, Stevenson CALa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron 737 estudios con 103 237 pacientes. En comparación con el placebo, ocho fármacos previnieron las náuseas y vómitos postoperatorios: droperidol, metoclopramida, ondansetrón, tropisetrón, dolasetrón, dexametasona, ciclizina y granisetrón. El sesgo de publicación hace que las pruebas sobre las diferencias entre estos fármacos sean poco fiables. Los riesgos relativos (RR) versus placebo variaron entre 0,60 y 0,80; en función del fármaco y la medida de resultado. Hubo pocas pruebas de efectos secundarios: el droperidol fue sedante (RR 1,32) y la cefalea fue más frecuente después del ondansetrón (RR 1,16).

Tools
Information