Ácidos grasos omega 3 para la claudicación intermitente

La claudicación intermitente es el dolor en la pantorrilla debido a la falta de sangre necesaria para suministrar oxígeno a esos músculos durante el ejercicio o el movimiento, lo cual finalmente lleva al paciente a disminuir la velocidad o detener el movimiento. Es el síntoma más frecuente en los pacientes con enfermedad arterial crónica del miembro inferior debido a un estrechamiento de las arterias que irrigan los miembros inferiores. Esta reducción ocurre más frecuentemente debido al proceso de aterosclerosis, en el cual, la pared de la arteria se engrosa como resultado de la acumulación de materiales grasos como el colesterol y los triglicéridos. A los pacientes con enfermedad arterial leve de los miembros inferiores, se les aconseja dejar de fumar, hacer ejercicios y tomar un agente antiplaquetario para prevenir ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares. La medicación para mejorar la distancia de caminata solo tiene un valor limitado.

Los ácidos grasos omega 3 son un tipo de ácido graso que se encuentra en los aceites de pescado, los huevos, las frutas y los vegetales. Son nutrientes esenciales, ya que el cuerpo solo no puede formar los ácidos grasos omega 3. Se considera que los ácidos grasos omega 3 pueden tener efectos beneficiosos sobre la cardiopatía mediante el efecto sobre varios mecanismos biológicos diferentes. Como la cardiopatía y la claudicación intermitente son enfermedades con procesos similares, es posible que los ácidos grasos omega 3 tengan efectos similares sobre ambas afecciones y puedan aumentar potencialmente la distancia de caminata sin dolor, la calidad de vida y otras medidas de beneficio en los pacientes que presentan claudicación intermitente.

La revisión incluyó nueve ensayos controlados aleatorios con 425 participantes y comparó la administración de suplementos de ácidos grasos omega 3 con otros ácidos grasos. Según estos estudios, la administración de suplementos de ácidos grasos omega 3 no mejoró la distancia de caminata, la presión arterial en la pierna ni otra medida de beneficio clínico. Hubo algunas pruebas limitadas que indican que la administración de suplementos de ácidos grasos omega 3 puede reducir la viscosidad sanguínea (la resistencia de la sangre al flujo), que cuando es alta, podría contribuir potencialmente a la claudicación intermitente. No hubo pruebas que indicaran que la administración de suplementos de ácidos grasos omega 3 redujera la viscosidad plasmática (el componente líquido de la sangre) ni mejorara los niveles de diferentes tipos de colesterol u otros componentes de la sangre examinados. En dos estudios, se observaron efectos secundarios como náuseas, diarrea y flatulencia.

Conclusiones de los autores: 

Los ácidos grasos omega 3 parecen tener pocos efectos beneficiosos hematológicos en los pacientes con claudicación intermitente y no existen pruebas de que mejoren de forma consistente los resultados clínicos (calidad de vida, distancia de caminata, índice de presión tobillo braquial o hallazgos angiográficos). La administración de suplementos también puede causar efectos adversos como náuseas, diarreas y flatulencia. Se necesita investigación adicional para evaluar completamente los efectos a corto y largo plazo de los ácidos grasos omega 3 sobre resultados clínicamente más relevantes en pacientes con claudicación intermitente antes de que puedan recomendarse para su uso habitual.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Los ácidos grasos omega 3 se han utilizado para el tratamiento y la prevención de la coronariopatía, aunque las pruebas actuales indican que pueden tener un efecto beneficioso limitado. La enfermedad arterial y la coronariopatía periféricas comparten una patogenia similar, por lo que los ácidos grasos omega 3 pueden tener un efecto similar sobre ambas afecciones. Ésta es una actualización de una revisión publicada por primera vez en 2004 y actualizada en 2007.

Objetivos: 

Determinar los efectos clínicos y hematológicos de la administración de suplementos omega 3 en pacientes con claudicación intermitente.

Estrategia de búsqueda: 

Para esta actualización, el coordinador de búsqueda de ensayos del Grupo Cochrane de Enfermedades Vasculares Periféricas (Cochrane Peripheral Vascular Diseases Group) hizo búsquedas en el registro especializado (última búsqueda septiembre de 2012) y en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (2012, número 9).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios sobre ácidos grasos omega 3 versus placebo o ácidos grasos no omega 3 en pacientes con claudicación intermitente.

Obtención y análisis de los datos: 

Un revisor identificó los ensayos potenciales. Dos revisores evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Cuando fue necesario, se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener información adicional.

Resultados principales: 

Se incluyeron nueve estudios con 425 participantes. Todos los estudios compararon la administración de suplementos de ácidos grasos omega 3 con placebo, con una duración de cuatro semanas a dos años. Tres estudios con períodos de tratamiento prolongado administraron sustancias adicionales, lo que imposibilitó atribuir cualquier efecto observado a los ácidos grasos omega 3 y, por lo tanto, estos estudios se excluyeron de los análisis estadísticos. Un estudio no expresó valores medios, por lo que no fue posible incluirlo en los análisis estadísticos.

No se observaron diferencias significativas entre los grupos de intervención y control para los resultados distancia de caminata sin dolor (diferencia de medias [DM] 11,62 m; intervalo de confianza [IC] del 95%: -67,74 a 90,98), distancia de caminata máxima (DM 16,99 m; IC del 95%: -72,14 a 106,11), índice de presión tobillo braquial (DM -0,02; IC del 95%: -0,09 a 0,05), niveles de colesterol total (DM 0,27 mmol/l; IC del 95%: -0,48 a 1,01), niveles de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (DM 0,00 mmol/l; IC del 95%: -0,16 a 0,15), niveles de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (DM 0,44 mmol/l; IC del 95%: -0,31 a 1,19), niveles de triglicéridos (DM -0,39 mmol/l; IC del 95%: -1,10 a 0,33), presión arterial sistólica (DM 5,00 mmHg; IC del 95%: -11,59 a 21,59) o viscosidad del plasma (DM 0,03 mPa/s; IC del 95%: -0,02 a 0,08).

Hubo algunas pruebas limitadas de que los niveles de viscosidad sanguínea pero no los plasmáticos disminuyeron con el tratamiento y en dos estudios, se observaron efectos secundarios gastrointestinales como náuseas, diarreas y flatulencia.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Compartir/Guardar