Ultrasonido terapéutico para el tratamiento de la artritis reumatoide

El ultrasonido continuo sobre la mano beneficia la fuerza de prensión en las personas con artritis reumatoide (AR).

El ultrasonido es una de las modalidades elegidas con frecuencia por los profesionales médicos calificados para el tratamiento sintomático de la AR en base a sus efectos antiinflamatorios y analgésicos. Esta revisión de dos ensayos aleatorios (ECA) demostró que el ultrasonido continuo aplicado en agua sobre las caras dorsal y palmar de la mano aumenta la fuerza de prensión en comparación con el placebo. Este beneficio no fue evidente con el tratamiento combinado (ejercicio, baño de cera, baños farádicos de manos). El ultrasonido también produce un aumento marginal en la flexión dorsal de la muñeca, disminuye la rigidez matinal y reduce el número de articulaciones tumefactas y dolorosas. Las conclusiones están limitadas por los pocos estudios, el tamaño reducido de la muestra y las limitaciones en la metodología del estudio.

Conclusiones de los autores: 

Los revisores concluyeron que el ultrasonido en combinación con ejercicios y las modalidades de tratamiento actuales de baños de cera y baños farádicos no tienen apoyo suficiente de las pruebas y por lo tanto no pueden recomendarlos. Sin embargo, el ultrasonido solo puede utilizarse sobre la mano para aumentar la fuerza de prensión y, en menor medida y en base a resultados marginales, aumentar la flexión dorsal, disminuir la rigidez matinal, reducir el número de articulaciones tumefactas y reducir el número de articulaciones dolorosas. Es importante destacar que estas conclusiones se ven limitadas por consideraciones metodológicas como por ejemplo, la mala calidad de los ensayos incluidos, el número reducido de ensayos clínicos y del número de participantes.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Los especialistas en rehabilitación utilizan, con frecuencia, el ultrasonido como un tratamiento complementario para la artritis reumatoide (AR). Su energía mecánica tiene propiedades antiinflamatorias y también analgésicas.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del ultrasonido sobre las medidas objetivas y subjetivas de actividad de la enfermedad en personas con AR.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizó una búsqueda exhaustiva en el registro Cochrane Field of Rehabilitation and Related Therapies, en el registro del Grupo Cochrane de Enfermedades Musculoesqueléticas (Cochrane Musculoskeletal Review Group), en MEDLINE, en EMBASE, en PEDro, en Current Contents, en Sports Discus, en CINAHL (hasta septiembre 2001). Se realizaron búsquedas manuales en todos los informes recuperados y se estableció contacto con los expertos en contenido para identificar estudios adicionales.

Criterios de selección: 

Se eligieron estudios controlados comparativos incluidos los ensayos controlados aleatorios y los ensayos clínicos controlados en personas con AR. No se aplicó ninguna restricción de idioma. Se aceptaron los resúmenes.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores independientes identificaron artículos potenciales a partir de la búsqueda en la literatura. Estos revisores extrajeron los datos utilizando formularios de extracción predefinidos. Se llegó a un consenso sobre todos los datos obtenidos. Dos revisores evaluaron la calidad mediante la utilización de una herramienta de evaluación validada de cinco puntos que midió la calidad de la asignación, el doble cegamiento y la descripción de los retiros.

Resultados principales

Dos estudios (n de 80), donde n es el número de participantes, cumplieron con los criterios de inclusión. El ultrasonido sobre las caras dorsal y palmar de la mano aumentó significativamente la fuerza de prensión, medida como diferencia de promedios ponderados (DPP) del control [DPP 28,07 (IC del 95: 13,37 a 42,77)]. El ultrasonido sobre las caras dorsal y palmar de la mano también pareció tener efectos beneficiosos sobre las siguientes medidas de resultado: flexión dorsal de la muñeca [DPP 1,90 (IC del 95%: 0,64 a 3,16)], duración de la rigidez matinal [DPP 28,54 (IC del 95%: 0,18 a 56,90)], número de articulaciones tumefactas [DPP 1,02 (IC del 95%: 0,45 a 1,59)] y el número de articulaciones dolorosas [DPP 1,20 (IC del 95%: 0,45 a 1,95)]. No hubo una diferencia significativa entre a) los ejercicios y los baños de cera, b) los ejercicios con ultrasonido, c) los ejercicios con ultrasonido y los baños farádicos de manos sobre las medidas de resultado: puntuación del dolor, fuerza de prensión, diámetro de las articulaciones interfalángicas proximales (PIP, del inglés "proximal interphalangeal"), índice articular y amplitud de movimiento o nivel de actividad.

Conclusiones de los autores

Los revisores concluyeron que el ultrasonido en combinación con ejercicios y las modalidades de tratamiento actuales de baños de cera y baños farádicos no tienen apoyo suficiente de las pruebas y por lo tanto no pueden recomendarlos. Sin embargo, el ultrasonido solo puede utilizarse sobre la mano para aumentar la fuerza de prensión y, en menor medida y en base a resultados marginales, aumentar la flexión dorsal, disminuir la rigidez matinal, reducir el número de articulaciones tumefactas y reducir el número de articulaciones dolorosas. Es importante destacar que estas conclusiones se ven limitadas por consideraciones metodológicas como por ejemplo, la mala calidad de los ensayos incluidos, el número reducido de ensayos clínicos y del número de participantes.

Esta revisión debería citarse como:Casimiro L, Brosseau L, Robinson V, Milne S, Judd M, Well G, Tugwell P, Shea BLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Dos estudios (n de 80), donde n es el número de participantes, cumplieron con los criterios de inclusión. El ultrasonido sobre las caras dorsal y palmar de la mano aumentó significativamente la fuerza de prensión, medida como diferencia de promedios ponderados (DPP) del control [DPP 28,07 (IC del 95: 13,37 a 42,77)]. El ultrasonido sobre las caras dorsal y palmar de la mano también pareció tener efectos beneficiosos sobre las siguientes medidas de resultado: flexión dorsal de la muñeca [DPP 1,90 (IC del 95%: 0,64 a 3,16)], duración de la rigidez matinal [DPP 28,54 (IC del 95%: 0,18 a 56,90)], número de articulaciones tumefactas [DPP 1,02 (IC del 95%: 0,45 a 1,59)] y el número de articulaciones dolorosas [DPP 1,20 (IC del 95%: 0,45 a 1,95)]. No hubo una diferencia significativa entre a) los ejercicios y los baños de cera, b) los ejercicios con ultrasonido, c) los ejercicios con ultrasonido y los baños farádicos de manos sobre las medidas de resultado: puntuación del dolor, fuerza de prensión, diámetro de las articulaciones interfalángicas proximales (PIP, del inglés "proximal interphalangeal"), índice articular y amplitud de movimiento o nivel de actividad.

Tools
Information
Compartir/Guardar