Anestesia raquídea versus epidural para la cesárea

La anestesia regional eficaz para la cesárea puede lograse por medio de las técnicas tanto raquídeas como epidurales

En comparación con la anestesia epidural, la raquídea permite comenzar la cirugía antes, pero aumenta la necesidad de tratar la hipotensión. No se observaron diferencias en lo que respecta al nivel de fallo, la necesidad de analgesia intraoperatoria adicional, la conversión a la anestesia general intraoperatoriamente, la satisfacción materna y la intervención neonatal. Las diferencias en los efectos adversos como cefalea posterior a la punción dural, náuseas y vómitos y complicaciones postoperatorias que necesitan intervención anestésica no fueron concluyentes, debido a que se informó un escaso número de participantes. Ningún estudio informó la capacidad de amamantar y el tiempo hasta la deambulación postquirúrgica.

Conclusiones de los autores: 

Se ha demostrado que tanto las técnicas raquídeas como las epidurales proporcionan una anestesia efectiva para la cesárea. Ambas técnicas se asocian con grados moderados de satisfacción materna. La anestesia raquídea tiene un tiempo más reducido de inicio, pero es más probable que se necesite tratamiento para la hipotensión si se usa la anestesia raquídea. No pueden establecerse conclusiones acerca de los efectos secundarios intraoperatorios y las complicaciones postoperatorias porque fueron de baja incidencia o no se informaron.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La anestesia regional (anestesia raquídea o epidural) para la cesárea es la opción que se prefiere al equilibrar los riesgos y los beneficios tanto para la madre como para el feto. Se considera que la anestesia raquídea para la cesárea es ventajosa debido a la simplicidad de la técnica, la rapidez de la administración y del inicio de la anestesia, la reducción del riesgo de toxicidad sistémica y el aumento de la densidad del bloqueo anestésico raquídeo.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia relativa y los efectos secundarios de la anestesia raquídea versus la epidural en mujeres que se someten a cesárea.

Estrategia de búsqueda: 

El Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group Trials Register) (febrero 2003) y el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (La Cochrane Library, Número 1, 2003).

Criterios de selección: 

Los tipos de estudios considerados para esta revisión incluyen a todos lo ensayos controlados aleatorios publicados que tienen una comparación de la anestesia raquídea y la epidural para la cesárea.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente evaluaron los ensayos para la inclusión. Se utilizó el software Review Manager para calcular el efecto del tratamiento representado por el riesgo relativo (RR) y las diferencias de medias ponderadas (DMP) mediante un modelo de efectos fijos con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales

Diez ensayos (751 mujeres) cumplieron los criterios de inclusión. No se hallaron diferencias entre las técnicas raquídeas y epidurales con respecto al nivel de fallo (RR 0,98; IC del 95%: 0,23 a 4,24; cuatro estudios), la necesidad de analgesia intraoperatoria adicional (RR 0,88; IC del 95%: 0,59 a 1,32; cinco estudios), la necesidad de conversión a la anestesia general de forma intraoperatoria, la satisfacción materna, la necesidad postoperatoria de alivio del dolor e intervención neonatal. Las mujeres que recibieron anestesia raquídea para la cesárea mostraron una reducción del tiempo desde el comienzo del anestésico hasta el comienzo de la operación (DMP 7,91 minutos menos (IC del 95%: -11,59 a -4,23; cuatro estudios), pero mostraron una mayor necesidad de tratamiento de la hipotensión RR 1,23 (IC del 95%: 1,00 a 1,51; seis estudios).

Conclusiones de los autores

Se ha demostrado que tanto las técnicas raquídeas como las epidurales proporcionan una anestesia efectiva para la cesárea. Ambas técnicas se asocian con grados moderados de satisfacción materna. La anestesia raquídea tiene un tiempo más reducido de inicio, pero es más probable que se necesite tratamiento para la hipotensión si se usa la anestesia raquídea. No pueden establecerse conclusiones acerca de los efectos secundarios intraoperatorios y las complicaciones postoperatorias porque fueron de baja incidencia o no se informaron.

Esta revisión debería citarse como:Ng K, Parsons J, Cyna AM, Middleton PLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Diez ensayos (751 mujeres) cumplieron los criterios de inclusión. No se hallaron diferencias entre las técnicas raquídeas y epidurales con respecto al nivel de fallo (RR 0,98; IC del 95%: 0,23 a 4,24; cuatro estudios), la necesidad de analgesia intraoperatoria adicional (RR 0,88; IC del 95%: 0,59 a 1,32; cinco estudios), la necesidad de conversión a la anestesia general de forma intraoperatoria, la satisfacción materna, la necesidad postoperatoria de alivio del dolor e intervención neonatal. Las mujeres que recibieron anestesia raquídea para la cesárea mostraron una reducción del tiempo desde el comienzo del anestésico hasta el comienzo de la operación (DMP 7,91 minutos menos (IC del 95%: -11,59 a -4,23; cuatro estudios), pero mostraron una mayor necesidad de tratamiento de la hipotensión RR 1,23 (IC del 95%: 1,00 a 1,51; seis estudios).

Tools
Information