Atención de madres canguro para reducir la morbilidad y la mortalidad en lactantes de bajo peso al nacer

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

La atención de madres canguro (AMC) es una alternativa efectiva y segura a la atención neonatal convencional en los lactantes de bajo peso al nacer (BPN), principalmente en los países con recursos limitados.

El bajo peso al nacer (BPN) (menos de 2 500 g) se asocia con un mayor riesgo de morbilidad y mortalidad neonatal, discapacidades del desarrollo nervioso y enfermedades cardiovasculares en la edad adulta. La atención neonatal convencional de los lactantes de BPN es costosa y necesita personal sumamente capacitado y apoyo logístico permanente. El componente principal de la AMC es el contacto piel con piel (CPP) entre una madre y su recién nacido. Los otros dos componentes de la AMC son la lactancia frecuente y exclusiva o casi exclusiva e intentar el alta hospitalaria temprana. Comparada con la atención neonatal convencional se encontró que al momento del alta o a las 40 a 41 semanas de edad posmenstrual y al seguimiento más tardío la AMC reduce la mortalidad, la infección grave/sepsis, la infección nosocomial/sepsis, la hipotermia, la enfermedad grave, la enfermedad de las vías respiratorias inferiores y la duración de la estancia hospitalaria. Además, la AMC aumentó el peso, el perímetro cefálico y la talla, la lactancia materna, la satisfacción de la madre con el método de atención neonatal, algunas medidas del vínculo entre la madre y el lactante y el ambiente doméstico. No hubo diferencias en los resultados del desarrollo nervioso al año de edad corregida.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas de esta revisión actualizada apoyan el uso de la AMC en los lactantes de BPN como una alternativa a la atención neonatal convencional principalmente en ámbitos con recursos limitados. Se necesita información adicional con respecto a la efectividad y seguridad de la AMC continua de inicio temprano en los lactantes de BPN no estabilizados, los resultados del desarrollo nervioso a largo plazo y los costes de la atención.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La atención de madres canguro (AMC), definida originalmente como el contacto piel con piel entre una madre y su recién nacido, la lactancia materna frecuente y exclusiva o casi exclusiva y el alta temprana del hospital, se ha propuesto como una alternativa a la atención neonatal convencional para los lactantes de bajo peso al nacer (BPN).

Objetivos: 

Determinar si hay pruebas para apoyar el uso de la AMC en los lactantes de BPN como una alternativa a la atención neonatal convencional.

Estrategia de búsqueda: 

Se utilizó la estrategia de búsqueda estándar del Grupo Cochrane de Neonatología (Cochrane Neonatal Group). Ésta incluyó búsquedas en las bases de datos MEDLINE, EMBASE, LILACS, POPLINE, CINAHL (desde su inicio hasta el 31 enero, 2011), y en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (Cochrane Library, número 1, 2011). Además, se buscó en la página web de la Kangaroo Foundation, en las actas de congresos y simposios sobre la AMC y en Google scholar.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados con asignación aleatoria que compararan AMC versus atención neonatal convencional, o AMC de inicio temprano (que comienza durante las 24 horas después del nacimiento) versus AMC de inicio tardío (que comienza después de las 24 horas del nacimiento) en lactantes de BPN.

Obtención y análisis de los datos: 

La obtención y el análisis de los datos se realizaron de acuerdo con los métodos del Grupo Cochrane de Neonatología (Cochrane Neonatal Review Group).

Resultados principales: 

Dieciséis estudios con 2 518 lactantes cumplieron los criterios de inclusión. Catorce estudios evaluaron la AMC en lactantes de BPN después de la estabilización, uno evaluó la AMC en lactantes de BPN antes de la estabilización y otro comparó la AMC de inicio temprano con la AMC de inicio tardío en lactantes de BPN relativamente estables. Once estudios evaluaron la AMC intermitente y cinco la AMC continua. Al momento del alta o a las 40 a 41 semanas de edad posmenstrual la AMC se asoció con una reducción en el riesgo de mortalidad (cociente de riesgos [CR] típico 0,60, intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,39 a 0,93; siete ensayos, 1 614 lactantes), infección nosocomial/sepsis (CR típico 0,42; IC del 95%: 0,24 a 0,73), hipotermia (CR típico 0,23; IC del 95%: 0,10 a 0,55) y duración de la estancia hospitalaria (diferencia de medias típica 2,4 días; IC del 95%: 0,7 a 4,1). En el seguimiento más tardío, la AMC se asoció con una disminución en el riesgo de mortalidad (CR 0,68, IC del 95%: 0,48 a 0,96; nueve ensayos, 1 952 lactantes) e infección grave/sepsis (CR típico 0,57; IC del 95%: 0,40 a 0,80). Además, se encontró que la AMC aumentó algunas medidas de crecimiento del niño, la lactancia y el vínculo entre la madre y el lactante.

Compartir/Guardar