Corticosteroides para el tratamiento de la meningitis tuberculosa

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

Corticosteroides para el tratamiento de la meningitis tuberculosa
La meningitis tuberculosa es una forma grave de tuberculosis que afecta a las meninges que cubren el cerebro y la médula espinal. El resultado clínico es deficiente aun cuando se trata con fármacos antituberculosos convencionales. Los corticosteroides se usan con frecuencia además de los fármacos antituberculosos para tratar la afección. Ayudan a reducir el edema y la congestión de las meninges y por lo tanto disminuyen la presión dentro del cerebro y el riesgo consiguiente de muerte o déficit neurológico residual invalidante entre los supervivientes. Esta revisión identificó siete ensayos que incluían 1140 personas que evaluaron la dexametasona o la prednisolona administrada además de los fármacos antituberculosos; sólo un ensayo era de alta calidad. En términos generales , los ensayos indicaron que los corticosteroides ayudan a reducir el riesgo de muerte o un riesgo de muerte o déficit neurológico residual invalidante. Sólo un ensayo evaluó los efectos de los corticosteroides en personas con pruebas positivas para VIH, pero los efectos estaban poco claros. Dados los resultados de la revisión, todas las personas con pruebas negativas para VIH y meningitis tuberculosa deben recibir corticosteroides, pero se necesitan más ensayos en personas con pruebas positivas.

Conclusiones de los autores: 

En pacientes con pruebas negativas para VIH y meningitis tuberculosa deben usarse sistemáticamente los corticosteroides para reducir la incidencia de muerte y déficit neurológico residual invalidante entre los supervivientes. Sin embargo, no hay suficientes pruebas para apoyar o refutar una conclusión similar para los pacientes con pruebas positivas para VIH.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La meningitis tuberculosa, una forma grave de tuberculosis que afecta a las meninges que cubren el cerebro y la médula espinal, se asocia con alta mortalidad y discapacidad entre los supervivientes. Los corticosteroides se utilizan como complemento de los fármacos antituberculosos para mejorar el resultado, pero su función es controvertida.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los corticosteroides como complementos al tratamiento antituberculoso sobre la incidencia de muerte y discapacidad grave en pacientes con meningitis tuberculosa.

Estrategia de búsqueda: 

En septiembre 2007, se hicieron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Diseases Group), CENTRAL (The Cochrane Library 2007, número 3), MEDLINE, EMBASE, LILACS y Current Controlled Trials. También se estableció contacto con los investigadores y las organizaciones que trabajan en el campo y se verificaron las listas de referencias.

Criterios de selección: 

Los ensayos controlados aleatorizados que compararan un tratamiento antituberculoso más corticosteroide con tratamiento antituberculoso solo en personas con meningitis tuberculosa clínicamente diagnosticada y que incluyeran la muerte o la discapacidad como medidas de resultado.

Obtención y análisis de los datos: 

Se evaluaron de forma independiente los resultados y la calidad metodológica de la búsqueda y los datos extraídos de forma independiente. Se analizaron los datos mediante los riesgos relativos (RR) con intervalos de confianza (IC) del 95% y el modelo de efectos fijos. También se realizaron los análisis de casos completos y del mejor y peor de los casos.

Resultados principales: 

Siete ensayos que incluían a 1140 participantes (con 411 muertes) cumplían los criterios de inclusión. Todos utilizaron la dexametasona o la prednisolona. En general, los corticosteroides redujeron el riesgo de muerte (RR 0,78; IC del 95%: -0,67% a 0,91; 1140 participantes, siete ensayos). Los datos sobre el déficit neurológico residual invalidante de tres ensayos mostraron que los corticosteroides reducen el riesgo de muerte o déficit neurológico residual invalidante (RR 0,82; IC del 95%: 0,70 a 0,97; 720 participantes, tres ensayos). Los eventos adversos incluían hemorragia gastrointestinal, infecciones bacterianas y micóticas e hiperglucemia, pero fueron leves y tratables.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Compartir/Guardar