Intervenciones para el tratamiento de la candidiasis oral en pacientes que reciben tratamiento para el cáncer

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

Los fármacos antimicóticos ketoconazol y clotrimazol quizá puedan curar la muguet causada por el tratamiento del cáncer

El tratamiento del cáncer puede resultar en infecciones micóticas graves (candidiasis, también llamada muguet) en la boca. Esto puede causar dolor, dificultades al comer y estancias más prolongadas en el hospital. La infección a veces puede propagarse a través del cuerpo y volverse potencialmente mortal. Se utilizan varios fármacos para tratar de aliviar la candidiasis. Hay pruebas débiles de que algunos de los fármacos antimicóticos pueden curar las infecciones fúngicas en la boca de las personas con cáncer. Es probable que los fármacos como el ketoconazol y el clotrimazol, que son absorbidos completamente (o parcialmente) a través del tracto gastrointestinal sean más eficaces que aquellos que no se absorben (como la nistatina), pero se necesita más investigación.

Conclusiones de los autores: 

Sólo existen pruebas de poca solidez y fiabilidad de que el fármaco absorbido, el ketoconazol, puede erradicar la candidiasis oral y que una dosis mayor del fármaco parcialmente absorbido, el clotrimazol, puede brindar mayores beneficios en comparación con una dosis inferior a 10 mg. Sin embargo, los investigadores desean prevenir la candidiasis oral en lugar de tratarla. Se necesitan ensayos adicionales bien diseñados, controlados con placebo que evalúen la efectividad de las intervenciones antiguas y nuevas para el tratamiento de la candidiasis oral.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

El tratamiento del cáncer es cada vez más eficaz pero está asociado con efectos secundarios a corto y a largo plazo. Los efectos secundarios orales, incluida la candidiasis oral, siguen siendo una fuente principal de enfermedad a pesar de la utilización de una variedad de agentes para tratarlos.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones para el tratamiento de la candidiasis oral en pacientes con cáncer que reciben quimioterapia o radioterapia o ambas.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas informatizadas en el Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health Group), PaPaS Trials Registers, CENTRAL, MEDLINE, EMBASE, CINAHL, CANCERLIT, SIGLE y LILACS.
Se realizaron búsquedas en las listas de referencias de los artículos pertinentes y se estableció contacto con los autores de los ensayos elegibles para identificar los ensayos y obtener información adicional.
Fecha de las búsquedas más recientes: junio 2006. CENTRAL (The Cochrane Library 2006, número 2).

Criterios de selección: 

Todos los ensayos controlados aleatorios que comparan los agentes utilizados para el tratamiento de la candidiasis oral en las personas que reciben quimioterapia o radioterapia para el cáncer. Las medidas de resultado fueron la erradicación de la candidiasis oral, la disfagia, la infección sistémica, la cantidad de analgésicos, la duración de la hospitalización, el coste y la calidad de vida de los pacientes.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores extrajeron independientemente los datos por duplicado. Se estableció contacto con los autores para solicitarles detalles de la asignación al azar y los retiros y se realizó una evaluación de calidad. Se calcularon los cocientes de riesgos con modelos de efectos aleatorios.

Resultados principales

Nueve ensayos, con 658 pacientes, cumplieron con los criterios de inclusión y están incluidos en esta revisión. Se encontró que únicamente dos agentes, cada uno en ensayos simples, era eficaz para la erradicación de la candidiasis oral. Un fármaco absorbido en el tracto gastrointestinal, el ketoconazol, fue más beneficioso que el placebo para erradicar la candidiasis oral (cociente de riesgos [CR]) = 3,61; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,47 a 8,88) y el clotrimazol, en una dosis mayor de 50 mg fue más eficaz que una dosis inferior a 10 mg para erradicar la candidiasis oral, cuando se hizo una evaluación micológica (CR = 2,00; IC del 95%: 1,11 a 3,60). De los cinco ensayos incluidos en estos metanálisis, tres tenían alto riesgo del sesgo y dos, riesgo moderado. Otro ensayo no demostró una diferencia estadísticamente significativa entre una dosis de 10 mg del fármaco parcialmente absorbido, el clotrimazol y el placebo. No se encontró ninguna diferencia cuando se compararon diferentes fármacos absorbidos, y en la comparación de los fármacos absorbidos con los fármacos que no se absorben.

Conclusiones de los autores

Sólo existen pruebas de poca solidez y fiabilidad de que el fármaco absorbido, el ketoconazol, puede erradicar la candidiasis oral y que una dosis mayor del fármaco parcialmente absorbido, el clotrimazol, puede brindar mayores beneficios en comparación con una dosis inferior a 10 mg. Sin embargo, los investigadores desean prevenir la candidiasis oral en lugar de tratarla. Se necesitan ensayos adicionales bien diseñados, controlados con placebo que evalúen la efectividad de las intervenciones antiguas y nuevas para el tratamiento de la candidiasis oral.

Esta revisión debería citarse como:Worthington HV, Clarkson JE, Eden OBLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Nueve ensayos, con 658 pacientes, cumplieron con los criterios de inclusión y están incluidos en esta revisión. Se encontró que únicamente dos agentes, cada uno en ensayos simples, era eficaz para la erradicación de la candidiasis oral. Un fármaco absorbido en el tracto gastrointestinal, el ketoconazol, fue más beneficioso que el placebo para erradicar la candidiasis oral (cociente de riesgos [CR]) = 3,61; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,47 a 8,88) y el clotrimazol, en una dosis mayor de 50 mg fue más eficaz que una dosis inferior a 10 mg para erradicar la candidiasis oral, cuando se hizo una evaluación micológica (CR = 2,00; IC del 95%: 1,11 a 3,60). De los cinco ensayos incluidos en estos metanálisis, tres tenían alto riesgo del sesgo y dos, riesgo moderado. Otro ensayo no demostró una diferencia estadísticamente significativa entre una dosis de 10 mg del fármaco parcialmente absorbido, el clotrimazol y el placebo. No se encontró ninguna diferencia cuando se compararon diferentes fármacos absorbidos, y en la comparación de los fármacos absorbidos con los fármacos que no se absorben.

Compartir/Guardar