Cirugía para la neuropatía óptica isquémica anterior no arterítica

Cirugía para reducir la presión alrededor del nervio óptico en pacientes con neuropatía óptica isquémica no arterítica (NOINA)

Se considera que la neuropatía óptica isquémica anterior no arterítica (NOINA) está causada por la interrupción del riego sanguíneo al nervio óptico donde se introduce en el ojo. Esto ocasiona una pérdida súbita e indolora de la visión. Las estimaciones del número de nuevos casos en Estados Unidos oscilan aproximadamente entre 1500 y 6000 por año. Si bien se han utilizado diversas intervenciones farmacológicas para tratar la NOINA, ninguna ha probado ser efectiva. La descompresión del tejido que rodea el nervio óptico en el sitio en que se introduce en el ojo intenta limitar el daño y la pérdida de la visión mediante la liberación de la presión ejercida sobre el nervio. La revisión del único ensayo aleatorio no halló evidencia de beneficios de este tratamiento ni de una serie de eventos adversos, incluida la pérdida de visión.

Conclusiones de los autores: 

Los resultados de este único ensayo no ofrecen pruebas sobre los efectos beneficiosos de la cirugía de descompresión del nervio óptico para la neuropatía óptica isquémica no arterítica.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La neuropatía óptica isquémica no arterítica se caracteriza por la pérdida súbita e indolora de la visión en un ojo, acompañada de un edema pálido del disco óptico. Ningún tratamiento farmacológico ha demostrado ser efectivo en el tratamiento de esta afección.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión es evaluar la seguridad y la eficacia de la cirugía comparada con la atención convencional u otros tratamientos en personas con neuropatía óptica isquémica no arterítica.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), que contiene el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión (Cochrane Eyes and Vision Group Trials Register), en The Cochrane Library, MEDLINE, EMBASE y en el UK National Research Register (NRR). La última búsqueda se realizó el 13 de julio de 2005.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios.

Obtención y análisis de los datos: 

Se obtuvieron copias completas de todos los artículos potencialmente relevantes. Un ensayo aleatorio fue elegible para la inclusión. Un autor extrajo datos que fueron verificados por otro autor. No se requirió síntesis.

Resultados principales

El único ensayo incluido asignó al azar a 258 participantes y se interrumpió de forma anticipada. En el momento del informe del mes 24, la tasa de seguimiento era del 95,3% a los seis meses y del 67,4% a los 24 meses (174 participantes, 89 de seguimiento cuidadoso y 85 de cirugía). No hubo pruebas de beneficio de la cirugía en la agudeza visual. A los seis meses, el 32,0% del grupo de cirugía obtuvo una mejoría en la agudeza visual de tres o más líneas comparado con el 42,6% del grupo de seguimiento cuidadoso (proporción de riesgo [PR] no ajustada 0,75; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,54 a 1,04). A los 24 meses, el 29,4% del grupo de cirugía había mejorado en comparación con el 31,0% del grupo de seguimiento cuidadoso (PR no ajustada 0,95; IC del 95%: 0,60 a 1,49). Los participantes sometidos a la cirugía tuvieron un mayor riesgo de perder tres o más líneas de visión. A los seis meses, el 18,9% de los participantes del grupo de cirugía había empeorado en comparación con el 14,8% del grupo de seguimiento cuidadoso (PR 1,28; IC del 95%: 0,73 a 2,24). A los 24 meses, el 20,0% de los participantes del grupo de cirugía había empeorado en comparación con el 21,8% del grupo de seguimiento cuidadoso (PR 0,92; IC del 95%: 0,51 a 1,64).

Conclusiones de los autores

Los resultados de este único ensayo no ofrecen pruebas sobre los efectos beneficiosos de la cirugía de descompresión del nervio óptico para la neuropatía óptica isquémica no arterítica.

Esta revisión debería citarse como:Dickersin K, Manheimer E, Li TLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

El único ensayo incluido asignó al azar a 258 participantes y se interrumpió de forma anticipada. En el momento del informe del mes 24, la tasa de seguimiento era del 95,3% a los seis meses y del 67,4% a los 24 meses (174 participantes, 89 de seguimiento cuidadoso y 85 de cirugía). No hubo pruebas de beneficio de la cirugía en la agudeza visual. A los seis meses, el 32,0% del grupo de cirugía obtuvo una mejoría en la agudeza visual de tres o más líneas comparado con el 42,6% del grupo de seguimiento cuidadoso (proporción de riesgo [PR] no ajustada 0,75; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,54 a 1,04). A los 24 meses, el 29,4% del grupo de cirugía había mejorado en comparación con el 31,0% del grupo de seguimiento cuidadoso (PR no ajustada 0,95; IC del 95%: 0,60 a 1,49). Los participantes sometidos a la cirugía tuvieron un mayor riesgo de perder tres o más líneas de visión. A los seis meses, el 18,9% de los participantes del grupo de cirugía había empeorado en comparación con el 14,8% del grupo de seguimiento cuidadoso (PR 1,28; IC del 95%: 0,73 a 2,24). A los 24 meses, el 20,0% de los participantes del grupo de cirugía había empeorado en comparación con el 21,8% del grupo de seguimiento cuidadoso (PR 0,92; IC del 95%: 0,51 a 1,64).

Tools
Information
Compartir/Guardar