Intervenciones para la prevención y el tratamiento del dolor pélvico y lumbar durante el embarazo

Intervenciones para la prevención y el tratamiento del dolor lumbar y pélvico durante el embarazo

Muchas mujeres presentan dolor lumbar o pélvico durante el embarazo. Generalmente, este dolor aumenta con el avance del embarazo e interfiere con las actividades cotidianas (como transportar bultos, limpiar, sentarse y caminar), puede impedir que las mujeres asistan al trabajo y a veces perturba el sueño. Las indicaciones para ayudar a controlar el dolor son variadas e incluyen ejercicios especiales del embarazo, reposo frecuente, compresas calientes y frías, faja de apoyo, masaje, acupuntura, quiropráctica, aromaterapia, relajación, terapias herbales, yoga y Reiki. En ocasiones, también se han indicado fármacos como el paracetamol. No se encontraron estudios que trataran la prevención del dolor lumbar y pélvico. Para el tratamiento, la revisión de los ensayos encontró ocho estudios que incluyeron 1305 participantes y analizaron los efectos de diversos ejercicios específicos del embarazo, los programas de fisioterapia, la acupuntura y el uso de almohadas especiales agregados a la atención prenatal habitual. Todos los anteriores se compararon con la atención habitual durante el embarazo o con otros tratamientos. La calidad de los estudios no fue la mejor, por lo cual los resultados se deben tratar con precaución. La revisión encontró que los ejercicios de fortalecimiento específicamente daptados, los programas de ejercicios de sentarse con la pelvis inclinada y la gimnasia acuática informaron efectos beneficiosos. La almohada Ozzlo pareció ser efectiva, pero ya no está disponible. Además, la acupuntura pareció ser más efectiva que la fisioterapia. Los efectos adversos, cuando se informaron, parecieron ser menores y transitorios. Se necesitan más investigaciones sobre este problema frecuente durante el embarazo.

Conclusiones de los autores: 

Todos los estudios, excepto uno, presentaron la posibilidad de sesgo de moderado a alto, por lo que los resultados se deben observar con precaución. El agregado de ejercicios específicos del embarazo, fisioterapia o acupuntura a la atención prenatal habitual parece aliviar el dolor lumbar o pélvico más que la atención prenatal habitual sola, aunque los efectos son pequeños. No se conoce si en realidad previenen el inicio del dolor. La gimnasia acuática parece ayudar a que las mujeres se mantengan en el trabajo. La acupuntura muestra mejores resultados, comparada con la fisioterapia.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Más de las dos terceras partes de las mujeres embarazadas presentan dolor lumbar y casi la quinta parte presenta dolor pélvico. El dolor aumenta con el avance del embarazo e interfiere con el trabajo, las actividades cotidianas y el sueño.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones para la prevención y el tratamiento del dolor lumbar y pélvico en el embarazo.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group trials register) (febrero 2006).

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios controlados de cualquier tratamiento para prevenir o reducir la incidencia o la gravedad del dolor pélvico o lumbar durante el embarazo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de forma independiente evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos.

Resultados principales

No se encontraron estudios que trataran específicamente la prevención del dolor lumbar o pélvico. Se incluyeron ocho estudios (1305 participantes) que analizaron los efectos de agregar diversos ejercicios específicos para el embarazo, la fisioterapia, la acupuntura y las almohadas a la atención prenatal habitual.

Para las mujeres con dolor lumbar, la participación en ejercicios de fortalecimiento, los ejercicios de sentarse con la pelvis inclinada (diferencia de medias estandarizada [DME] -5,34; intervalo de confianza [IC] del 95%: -6,40 a -4,27) y la gimnasia acuática redujeron más la intensidad del dolor y la licencia por enfermedad relacionada con dolor lumbar (riesgo relativo [RR] 0,40; IC del 95%: 0,17 a 0,92) que la atención prenatal habitual sola.

La almohada Ozzlo especialmente diseñada fue más efectiva que una regular para aliviar el dolor lumbar (RR 1,84; IC del 95%: 1,32 a 2,55), pero ya no está comercialmente disponible. La acupuntura y los ejercicios estabilizadores aliviaron más el dolor pélvico que la atención prenatal habitual. La acupuntura proporcionó más alivio para el dolor nocturno que los ejercicios. En un estudio con mujeres con dolor pélvico y lumbar, la acupuntura fue más efectiva que la fisioterapia para reducir la intensidad del dolor; los ejercicios de estiramiento proporcionaron más alivio total del dolor (60%) que la atención habitual (11%); y el 60% de las que recibieron acupuntura informaron dolor menos intenso, en comparación con el 14% de las que recibieron atención prenatal habitual. Las mujeres que recibieron atención prenatal habitual informaron más uso de analgésicos, terapias físicas y fajas sacroilíacas.

Conclusiones de los autores

Todos los estudios, excepto uno, presentaron la posibilidad de sesgo de moderado a alto, por lo que los resultados se deben observar con precaución. El agregado de ejercicios específicos del embarazo, fisioterapia o acupuntura a la atención prenatal habitual parece aliviar el dolor lumbar o pélvico más que la atención prenatal habitual sola, aunque los efectos son pequeños. No se conoce si en realidad previenen el inicio del dolor. La gimnasia acuática parece ayudar a que las mujeres se mantengan en el trabajo. La acupuntura muestra mejores resultados, comparada con la fisioterapia.

Esta revisión debería citarse como:Pennick VE, Young GLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

No se encontraron estudios que trataran específicamente la prevención del dolor lumbar o pélvico. Se incluyeron ocho estudios (1305 participantes) que analizaron los efectos de agregar diversos ejercicios específicos para el embarazo, la fisioterapia, la acupuntura y las almohadas a la atención prenatal habitual.

Para las mujeres con dolor lumbar, la participación en ejercicios de fortalecimiento, los ejercicios de sentarse con la pelvis inclinada (diferencia de medias estandarizada [DME] -5,34; intervalo de confianza [IC] del 95%: -6,40 a -4,27) y la gimnasia acuática redujeron más la intensidad del dolor y la licencia por enfermedad relacionada con dolor lumbar (riesgo relativo [RR] 0,40; IC del 95%: 0,17 a 0,92) que la atención prenatal habitual sola.

La almohada Ozzlo especialmente diseñada fue más efectiva que una regular para aliviar el dolor lumbar (RR 1,84; IC del 95%: 1,32 a 2,55), pero ya no está comercialmente disponible. La acupuntura y los ejercicios estabilizadores aliviaron más el dolor pélvico que la atención prenatal habitual. La acupuntura proporcionó más alivio para el dolor nocturno que los ejercicios. En un estudio con mujeres con dolor pélvico y lumbar, la acupuntura fue más efectiva que la fisioterapia para reducir la intensidad del dolor; los ejercicios de estiramiento proporcionaron más alivio total del dolor (60%) que la atención habitual (11%); y el 60% de las que recibieron acupuntura informaron dolor menos intenso, en comparación con el 14% de las que recibieron atención prenatal habitual. Las mujeres que recibieron atención prenatal habitual informaron más uso de analgésicos, terapias físicas y fajas sacroilíacas.

Tools
Information