Vacunas para la prevención del cólera

Sinopsis pendiente

Conclusiones de los autores: 

Las vacunas de células enteras muertas contra el cólera parecen ser relativamente eficaces y seguras. La protección contra el cólera parece persistir hasta dos años después de una sola dosis de vacuna, y hasta tres a cuatro años con un refuerzo anual.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Las vacunas orales contra el cólera son las nuevas alternativas de las vacunas parenterales; se considera que estas últimas solamente confieren inmunidad moderada y a corto plazo.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue evaluar el efecto de las vacunas contra el cólera para prevenir casos de cólera y muertes.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Diseases Group), Medline, Embase y las listas de referencias de los artículos. Se realizaron búsquedas manuales en la revista Vaccine; se estableció contacto con los investigadores en el área y con los fabricantes.

Criterios de selección: 

Estudios aleatorios y cuasialeatorios que compararan vacunas contra el cólera (muertas o vivas) versus placebo, vacunas de control o ninguna intervención, o que compararan tipos, dosis o esquemas de administración de las vacunas contra el cólera. Se incluyeron adultos y niños, independientemente del estado inmunitario o de la categoría de riesgo especial.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores realizaron de forma independiente la extracción de datos y la evaluación de la calidad del ensayo.

Resultados principales

Se incluyen 25 ensayos. Se incluyeron 18 ensayos de eficacia, de calidad relativamente buena, que probaron las vacunas parenterales y orales de células enteras muertas en 2,6 millones de adultos, niños y lactantes. No se dispuso de ensayos de eficacia aleatorios de vacunas vivas, por lo que esta revisión se limita solamente a las vacunas muertas. Se realizaron 11 ensayos de seguridad, con 9342 personas, para ambos tipos de vacunas de células enteras muertas. En la comparación de las vacunas de células enteras muertas versus placebo, el riesgo relativo de contraer cólera a los 12 meses fue 0,51; intervalo de confianza del 95%: 0,42 a 0,61 (modelo de efectos aleatorios). Esta cifra se traduce en un 51% de eficacia, intervalo de confianza del 95%: 41% a 59%. Tanto la administración parenteral como oral resultaron relativamente eficaces, pero sólo las vacunas de células enteras muertas orales ofrecieron una protección significativa hasta el tercer año. La protección duró un año en los niños menores de cinco años, y hasta tres años en adultos y niños de mayor edad. Las vacunas parenterales de células enteras muertas se asociaron con un aumento de los efectos adversos sistémicos y locales en comparación con el placebo; este no fue el caso con las vacunas orales de células enteras muertas.

Conclusiones de los autores

Las vacunas de células enteras muertas contra el cólera parecen ser relativamente eficaces y seguras. La protección contra el cólera parece persistir hasta dos años después de una sola dosis de vacuna, y hasta tres a cuatro años con un refuerzo anual.

Esta revisión debería citarse como:Graves P, Deeks J, Demicheli V, Pratt M, Jefferson TLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyen 25 ensayos. Se incluyeron 18 ensayos de eficacia, de calidad relativamente buena, que probaron las vacunas parenterales y orales de células enteras muertas en 2,6 millones de adultos, niños y lactantes. No se dispuso de ensayos de eficacia aleatorios de vacunas vivas, por lo que esta revisión se limita solamente a las vacunas muertas. Se realizaron 11 ensayos de seguridad, con 9342 personas, para ambos tipos de vacunas de células enteras muertas. En la comparación de las vacunas de células enteras muertas versus placebo, el riesgo relativo de contraer cólera a los 12 meses fue 0,51; intervalo de confianza del 95%: 0,42 a 0,61 (modelo de efectos aleatorios). Esta cifra se traduce en un 51% de eficacia, intervalo de confianza del 95%: 41% a 59%. Tanto la administración parenteral como oral resultaron relativamente eficaces, pero sólo las vacunas de células enteras muertas orales ofrecieron una protección significativa hasta el tercer año. La protección duró un año en los niños menores de cinco años, y hasta tres años en adultos y niños de mayor edad. Las vacunas parenterales de células enteras muertas se asociaron con un aumento de los efectos adversos sistémicos y locales en comparación con el placebo; este no fue el caso con las vacunas orales de células enteras muertas.

Tools
Information
Share/Save