Reducción y/o interrupción de neurolépticos y neurolépticos como tratamientos específicos para la discinesia tardía

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

Resumen en lenguaje sencillo

Los fármacos antipsicóticos o neurolépticos se han utilizado durante más de 50 años para tratar enfermedades mentales como la esquizofrenia. Los fármacos neurolépticos son eficaces para el control o la reducción de algunos de los síntomas asociados con esta enfermedad, pero los beneficios a menudo están acompañados por efectos adversos no deseados, incluido el trastorno del movimiento conocido como discinesia tardía. La discinesia tardía, caracterizada por movimientos repetitivos, involuntarios y anormales varía en su gravedad y puede ser muy incapacitante, y a menudo provoca movimientos repetitivos molestos de la cara. Debido a estos efectos adversos no deseados, tiende a verse comprometido el cumplimiento con el tratamiento.

Es importante identificar los fármacos o las estrategias farmacológicas que pueden prevenir o reducir la discinesia tardía. Esta revisión realizó una evaluación exhaustiva de la repercusión de las estrategias de reducción e interrupción de la dosis neuroléptica, y los neurolépticos específicos como tratamientos para los pacientes con discinesia tardía (DT) establecida. Se identificaron los ensayos aleatorios que comparaban los neurolépticos en dosis reducidas con dosis estándares continuas, y el uso de neurolépticos específicos como tratamientos para la discinesia tardía. Sólo se encontraron algunos estudios muy pequeños y, en general, los datos fueron equívocos. Sin embargo, estos ensayos son posibles y deben llevarse a cabo en una escala mucho mayor.

Conclusiones de los autores: 

Los datos limitados de los estudios pequeños que utilizaron reducción neuroléptica o fármacos neurolépticos específicos como tratamientos para la DT no aportaron pruebas convincentes del valor de estos enfoques. Es necesario realizar ensayos más grandes con una mayor duración para investigar a fondo esta área.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Desde la década del 1950, los neurolépticos han sido utilizados en gran medida para tratar a personas con enfermedades mentales crónicas como la esquizofrenia. Sin embargo, estos fármacos se asocian con una amplia gama de efectos adversos, incluidos los trastornos del movimiento como la discinesia tardía (DT). Se han examinado diversas estrategias para reducir la exposición acumulativa de las personas a los neurolépticos. Estos estudios incluyen reducción de dosis, estrategias de dosificación intermitente, como días de descanso del fármaco, e interrupción del neuroléptico.

Objetivos: 

Determinar si, para las personas con esquizofrenia (u otras enfermedades mentales crónicas) que tienen discinesia tardía (DT), una reducción o interrupción de los fármacos neurolépticos se asoció con una reducción en los síntomas de DT. Un objetivo secundario fue determinar si el uso de neurolépticos específicos para grupos similares de personas podía ser un tratamiento para la DT establecida.

Estrategia de búsqueda: 

Se actualizaron búsquedas anteriores en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group Register) (1997), Biological Abstracts (desde 1982 hasta 1997), EMBASE (desde 1980 hasta 1997), LILACS (desde 1982 hasta 1996), MEDLINE (desde 1966 hasta 1997), PsycLIT (desde 1974 hasta 1997) y SCISEARCH (1997) a través de búsquedas en el Registro del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (julio de 2003). Se realizó una búsqueda de citas de ensayos adicionales en las referencias de todos los estudios identificados. También se estableció contacto con los autores principales de los ensayos para obtener ensayos adicionales no publicados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron informes sí éstos evaluaban a personas con esquizofrenia u otras enfermedades mentales crónicas que habían establecido DT inducida por neurolépticos, y habían sido asignadas al azar a (a) mantenimiento neuroléptico versus interrupción neuroléptica (placebo o ninguna intervención), (b) mantenimiento neuroléptico versus reducción neuroléptica (incluidas las estrategias intermitentes) y (c) neurolépticos específicos para el tratamiento de la DT versus placebo o intervención. Se tomó la decisión post hoc de expandir la comparación (c) para incluir neurolépticos específicos versus otros neurolépticos para el tratamiento de la DT.

Obtención y análisis de los datos: 

KSW y JR inspeccionaron de forma independiente las citas y, cuando fue posible, los resúmenes, solicitaron documentos, y reinspeccionaron y evaluaron la calidad de los mismos y de los datos extraídos. Se analizaron los datos dicotómicos mediante el riesgo relativo (RR) de efectos aleatorios y se calculó el intervalo de confianza (IC) del 95%. Cuando fue posible, los revisores calcularon la estadística del número necesario a tratar (NNT) o el número necesario para dañar (NND). Se excluyeron los datos continuos sí más del 50% de las personas se perdieron durante el seguimiento; sin embargo, cuando fue posible, se calculó la diferencia de medias ponderada (DMP). Se presupuso que quienes hicieron abandono temprano del estudio no mostraron mejorías.

Resultados principales: 

Se incluyeron 5 ensayos y se excluyeron 102. Un pequeño estudio de 2 semanas (n = 18), informó sobre los efectos del "enmascaramiento" de la molindona y el haloperidol en la DT, los cuales favorecieron al haloperidol (RR 3,44; IC: 1,1 a 5,8). Dos estudios (n total = 17) no encontraron en la DT reducción alguna asociada con la reducción neuroléptica (RR 0,38; IC: 0,1 a 1,0). Un estudio (n = 20) no encontró diferencias significativas en la discinesia oral (RR 2,45; IC: 0,3 a 19,7) cuando los neurolépticos se compararon como un tratamiento específico para la DT. Se encontró que la discinesia no fue significativamente diferente (n = 32; RR 0,62; IC: 0,3 a 1,26) entre la quetiapina y el haloperidol cuando estos neurolépticos se utilizaron como tratamientos específicos para la DT, aunque la necesidad de neurolépticos adicionales fue significativamente inferior en el grupo de quetiapina (n = 47; RR 0,49; IC: 0,2 a 1,0) que en el grupo de haloperidol.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Compartir/Guardar