Ejercicio aeróbico durante el embarazo

El ejercicio aeróbico regular durante el embarazo parece mejorar el estado físico, pero las pruebas no son suficientes para inferir los riesgos o beneficios importantes para la madre o el recién nacido

El ejercicio aeróbico consiste en actividad física vigorosa que estimula la respiración y la circulación sanguínea. La revisión de 11 ensayos, que incluyen 472 mujeres embarazadas, halló que las embarazadas que realizan ejercicio enérgico de dos a tres veces por semana mejoran (o mantienen) su estado físico y hay pruebas que estas mujeres tienen embarazos de la misma duración que las mujeres que siguen con sus actividades habituales. No hay demasiadas pruebas de los ensayos para indicar si hay otros efectos sobre la mujer y el recién nacido. Los ensayos examinados incluían ejercicios sin impacto como natación, bicicleta estática y programas generales de ejercicios sobre el piso. La mayoría de los ensayos fueron pequeños y de calidad metodológica insuficiente; se necesitan ensayos más grandes y mejores antes de poder hacer recomendaciones seguras sobre los beneficios y el riesgo del ejercicio aeróbico en el embarazo.

Conclusiones de los autores: 

El ejercicio aeróbico regular durante el embarazo parece mejorar (o mantener) el estado físico. Los datos disponibles son insuficientes para inferir los riesgos o los beneficios importantes para la madre o el niño. Se necesitan ensayos más grandes y mejores antes de poder hacer recomendaciones seguras sobre los beneficios y el riesgo del ejercicio aeróbico durante el embarazo.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Las respuestas fisiológicas del feto (especialmente el aumento de la frecuencia cardíaca) a episodios únicos y breves de ejercicio materno se han documentado con frecuencia. Muchas embarazadas desean realizar ejercicio aeróbico durante el embarazo, pero se preocupan por los posibles efectos adversos sobre el desenlace del embarazo.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue evaluar los efectos de recomendar a las embarazadas sanas que realicen ejercicio aeróbico regular (al menos dos o tres veces por semana), o aumentar o reducir la intensidad, la duración, o la frecuencia de dicho ejercicio, en el estado físico, el curso del trabajo de parto y el parto, y el desenlace del embarazo.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group's Trials Register) (junio de 2005), MEDLINE (1966 a la primera semana de enero de 2005), EMBASE (1980 a la primera semana de enero de 2005), el Conference Papers Index (desde el primero a la primera semana de enero de 2005), se estableció contacto con los investigadores en el campo y se buscaron las listas de referencias de los artículos recuperados.

Criterios de selección: 

Los ensayos aceptablemente controlados de los programas de ejercicio prescritos en las embarazadas sanas.

Obtención y análisis de los datos: 

Los dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se contactó con los autores de los estudios para obtener información adicional.

Resultados principales: 

Se incluyeron 11 ensayos con 472 mujeres. Los ensayos fueron pequeños y de baja calidad metodológica. Cinco ensayos informaron una mejoría significativa en el estado físico del grupo de ejercicio, aunque las inconsistencias en las estadísticas de resumen y las medidas utilizadas para evaluar el estado físico impidieron una agrupación cuantitativa de los resultados. Siete ensayos informaron los desenlaces del embarazo. Un riesgo mayor agrupado del nacimiento de prematuros (riesgo relativo: 1,82; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,35 a 9,57) con ejercicio, aunque no es estadísticamente significativo, no es coherente con la ausencia del efecto sobre la edad gestacional media (diferencia de medias ponderada: +0,3; IC del 95%: -0,2 a +0,9 semanas), mientras que los resultados relacionados con el crecimiento del feto no son consistentes. Un ensayo pequeño informó que las mujeres en buen estado físico que aumentaron la duración de los episodios de ejercicio durante el primer trimestre de embarazo y que luego redujeron esa duración más adelante en el embarazo dieron a luz a niños más grandes con placentas más grandes.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Compartir/Guardar