Evitación de antígenos en la dieta materna durante el embarazo o la lactancia para la prevención o el tratamiento de la enfermedad atópica en niños

Las pruebas son insuficientes como para recomendar a las mujeres que eviten alimentos específicos durante el embarazo o la lactancia materna para proteger a sus hijos de enfermedades alérgicas como el eccema o el asma

Los ensayos sobre la evitación de la leche, huevo y otros alimentos potencialmente "alergénicos" durante el embarazo o la lactancia proporcionan pruebas insuficientes acerca de si tal evitación ayuda a prevenir el eccema atópico o el asma en el niño. Las mujeres que evitaron el consumo de estos alimentos experimentaron un aumento de peso significativamente menor durante el embarazo en el único ensayo que informó sobre este resultado, lo que aumenta la posibilidad de efectos adversos nutricionales en la madre y el feto. Finalmente, un pequeño ensayo informó una respuesta poco concluyente sobre los recién nacidos amamantados con eccema atópico cuando sus madres evitaron el consumo de leche de vaca y huevo.

Conclusiones de los autores: 

Es probable que la prescripción de una dieta libre de antígenos a una madre de alto riesgo durante el embarazo no reduzca significativamente el riesgo de enfermedades atópicas de su hijo, y dicha dieta puede tener efectos adversos en la nutrición materna o fetal o ambas. La prescripción de una dieta libre de antígenos a una madre de alto riesgo durante la lactancia probablemente reduzca el riesgo de que su hijo desarrolle eccema atópico, pero se requieren mejores ensayos.

La evitación de antígenos en la dieta por parte de las madres que amamantan a recién nacidos con eccema atópico puede reducir la gravedad del eccema, pero se requieren más ensayos.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Algunos recién nacidos alimentados con leche materna que padecían eccema atópico se beneficiaron con la eliminación de la leche de vaca, huevos u otros antígenos de la dieta materna. También se sabe que los antígenos de la dieta maternos atraviesan la placenta.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la prescripción de una dieta libre de antígenos durante el embarazo o la lactancia, o ambas, en el estado nutricional de la madre y el recién nacido, y en el desarrollo de enfermedad atópica en el niño.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (marzo 2006) y se estableció contacto investigadores del área.

Criterios de selección: 

Todas las comparaciones aleatorias o cuasialeatorias de la evitación de antígenos en la dieta materna para mujeres embarazadas o que amamantan. Se excluyeron los ensayos de intervenciones multimodales que incluían manipulación de la dieta del recién nacido distinta de la leche materna o de aspectos no dietéticos del entorno del recién nacido.

Obtención y análisis de los datos: 

Se extrajeron los datos de los informes publicados y se complementaron con información adicional recibida de los autores con los que se estableció contacto.

Resultados principales

Las pruebas de cuatro ensayos, con 334 participantes, no indican que la evitación de antígenos en la dieta materna durante el embarazo ejerza un efecto protector sobre la incidencia del eccema atópico en los primeros 18 meses de vida. Los datos sobre rinitis o conjuntivitis alérgica, o ambos, y sobre urticaria se limitan a un único ensayo para cada una y son insuficientes para establecer inferencias significativas. No se han informado los resultados atópicos a largo plazo. La dieta restringida durante el embarazo se asoció con un leve pero estadísticamente significativo menor aumento de peso gestacional promedio, un riesgo más elevado de nacimiento de prematuros no significativo, y una reducción no significativa del peso promedio al nacer.

Las pruebas provenientes de un ensayo con 26 participantes no indican un efecto protector significativo de la evitación de antígenos en la dieta materna durante la lactancia en la incidencia del eccema atópico durante los primeros 18 meses.

Un ensayo cruzado (crossover trial) de 17 madres que amamantan a recién nacidos con eccema atópico establecido encontró que la evitación de antígenos en la dieta materna se asoció con una reducción no significativa de la gravedad del eccema.

Conclusiones de los autores

Es probable que la prescripción de una dieta libre de antígenos a una madre de alto riesgo durante el embarazo no reduzca significativamente el riesgo de enfermedades atópicas de su hijo, y dicha dieta puede tener efectos adversos en la nutrición materna o fetal o ambas. La prescripción de una dieta libre de antígenos a una madre de alto riesgo durante la lactancia probablemente reduzca el riesgo de que su hijo desarrolle eccema atópico, pero se requieren mejores ensayos.

La evitación de antígenos en la dieta por parte de las madres que amamantan a recién nacidos con eccema atópico puede reducir la gravedad del eccema, pero se requieren más ensayos.

Esta revisión debería citarse como:Kramer MS, Kakuma RLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Las pruebas de cuatro ensayos, con 334 participantes, no indican que la evitación de antígenos en la dieta materna durante el embarazo ejerza un efecto protector sobre la incidencia del eccema atópico en los primeros 18 meses de vida. Los datos sobre rinitis o conjuntivitis alérgica, o ambos, y sobre urticaria se limitan a un único ensayo para cada una y son insuficientes para establecer inferencias significativas. No se han informado los resultados atópicos a largo plazo. La dieta restringida durante el embarazo se asoció con un leve pero estadísticamente significativo menor aumento de peso gestacional promedio, un riesgo más elevado de nacimiento de prematuros no significativo, y una reducción no significativa del peso promedio al nacer.

Las pruebas provenientes de un ensayo con 26 participantes no indican un efecto protector significativo de la evitación de antígenos en la dieta materna durante la lactancia en la incidencia del eccema atópico durante los primeros 18 meses.

Un ensayo cruzado (crossover trial) de 17 madres que amamantan a recién nacidos con eccema atópico establecido encontró que la evitación de antígenos en la dieta materna se asoció con una reducción no significativa de la gravedad del eccema.

Tools
Information