Gangliósidos para el accidente cerebrovascular isquémico agudo

No hay evidencia de que el tratamiento con gangliósidos reduzca la discapacidad después del accidente cerebrovascular.

Se necesitan fármacos que puedan disminuir la discapacidad de las personas que sobreviven a un accidente cerebrovascular agudo. Los gangliósidos son un componente de las membranas celulares y pueden proteger las neuronas contra lesiones y estimular su desarrollo. El tratamiento con gangliósidos ha sido probado en muchos ensayos clínicos, principalmente en pacientes con accidente cerebrovascular. Los resultados de estos estudios no son concluyentes. Esta revisión muestra que no existe evidencia en apoyo de este tratamiento para pacientes con accidente cerebrovascular agudo. Los gangliósidos pueden producir en raras ocasiones daño neurológico (neuropatía aguda).

Conclusiones de los autores: 

No hay evidencia suficiente para concluir que los gangliósidos son beneficiosos en el accidente cerebrovascular agudo. Se justifica tener cautela al respecto dado el reporte de casos esporádicos de síndrome de Guillain-Barré después de la terapia con gangliósidos.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Los gangliósidos pueden tener un efecto protector sobre los sistemas nerviosos central y periférico.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión era evaluar el efecto de los gangliósidos exógenos en el accidente cerebrovascular isquémico agudo.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Accidentes Cerebrovasculares (Cochrane Stroke Group) (última búsqueda: mayo de 2001) y se estableció contacto con las compañías farmacéuticas y los investigadores principales de los ensayos incluidos.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios que compararan el uso de gangliósidos contra placebo o contra tratamiento convencional en personas con accidente cerebrovascular isquémico definitivo o presumible. Se incluyeron los ensayos que aleatorizaban a las personas en el transcurso de 15 días después de iniciarse los síntomas y si había datos sobre la mortalidad.

Obtención y análisis de los datos: 

Un revisor aplicó los criterios de inclusión. Dos revisores obtuvieron independientemente los datos. Se evaluó la calidad de los ensayos.

Resultados principales

Se incluyeron 12 ensayos con 2265 personas. Todos los ensayos evaluaron monosialogangliósido GM1 purificado. Sólo tres ensayos describieron el procedimiento de aleatorización. El seguimiento se hizo entre 15 y 180 días. No hubo diferencias significativas en el número de muertes al final del seguimiento (odds ratio : 0.91, intervalo de confianza del 95%: 0.73 a 1.13). No se encontraron diferencias entre el suministro precoz (al cabo de 48 horas) o retardado del tratamiento. En cuanto a los resultados de discapacidad, hubo tres ensayos que no encontraron mejoría en el índice de Barthel por el uso de gangliósidos (diferencia de promedios ponderados: 2.1; intervalo de confianza del 95%: -4.8 a 8.9). En dos ensayos, hubo 8 pacientes que tuvieron efectos adversos que condujeron a la interrupción del tratamiento con gangliósidos, 7 tuvieron reacciones cutáneas y uno desarrolló un síndrome de Guillain-Barré.

Conclusiones de los autores

No hay evidencia suficiente para concluir que los gangliósidos son beneficiosos en el accidente cerebrovascular agudo. Se justifica tener cautela al respecto dado el reporte de casos esporádicos de síndrome de Guillain-Barré después de la terapia con gangliósidos.

Esta revisión debería citarse como:Candelise L, Ciccone ALa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron 12 ensayos con 2265 personas. Todos los ensayos evaluaron monosialogangliósido GM1 purificado. Sólo tres ensayos describieron el procedimiento de aleatorización. El seguimiento se hizo entre 15 y 180 días. No hubo diferencias significativas en el número de muertes al final del seguimiento (odds ratio : 0.91, intervalo de confianza del 95%: 0.73 a 1.13). No se encontraron diferencias entre el suministro precoz (al cabo de 48 horas) o retardado del tratamiento. En cuanto a los resultados de discapacidad, hubo tres ensayos que no encontraron mejoría en el índice de Barthel por el uso de gangliósidos (diferencia de promedios ponderados: 2.1; intervalo de confianza del 95%: -4.8 a 8.9). En dos ensayos, hubo 8 pacientes que tuvieron efectos adversos que condujeron a la interrupción del tratamiento con gangliósidos, 7 tuvieron reacciones cutáneas y uno desarrolló un síndrome de Guillain-Barré.

Tools
Information